El misterioso método para ganar mujeres

Un libro ofrece paso a paso la solución para levantar a las chicas más lindas. Qué hacer y qué no hacer para llevarlas a tu cama.
Se llama The Mystery Method: How to get woman into bed (El método de Mystery: cómo llevar mujeres a la cama), y reúne la sabiduría del Sr Misterio, que es en realidad el conductor Erik Von Markovik de VH1. Es una de esas cosas que uno tendería a creer que sólo existen en las películas, pero no. Un completo sistema de levante para los tiempos que corren, en el que las propuestas suenan ridículas al mismo tiempo que un poco ciertas...

Fíjense lo que dice este señor considerado un especialista en el arte del levante:

- Hay que prestar más atención a las amigas menos agraciadas, entonces tu elegida se pondrá celosa y tratará de ganar tu atención
- Siempre hay que acercarse a la mujer en los primeros tres segundos después de verla por primera vez. Si ella siente que dudas, su estimación de lo que vales disminuye.
- Sonríe. Los tipos que no logran acostarse con nadie no sonríen.

Mystery tiene un montón de máximas de este estilo y no sólo las ofrece a quienes quieran lograr éxito con las mujeres, sino que él mismo, asegura, pone en práctica toda su sabiduría y disfruta de los beneficios. Como conclusión, el orgulloso Mystery siempre termina consiguiendo a la chica más hermosa, la más difícil y arisca de todas. En general, lo que hace este muchacho, al que habitualmente se lo puede encontrar con un gorrito en la cabeza (¿será medio pelado?) y las uñas pintadas (¿será medio gay?), es doblar la apuesta y hacerse el interesante, utilizar a alguna señorita para generar celos en su preferida y lograr que ella solita se acerque. Casi como un encantador de serpientes.

Mystery asegura que cada vez que sale de su casa consigue lo que quiere. Y que todo lo que sabe lo aprendió tratando de conquistar mujeres en la calle, cuando nadie le daba bolilla.

En fin, su súper método de conquista, en mi humilde y femenina opinión, no tiene nada de misterioso. Más bien parece estar basado en la vieja y remanida regla de la histeria. Y es verdad, generalmente funciona. Pero eso sí, después hay que bancarse a la histérica ¿no? Es que una muchacha que se acerca a un hombre impulsada por los celos que le provoca que su amiga reciba más atención que ella de parte un señor encapuchado (como Mystery) ¿es realmente una chica interesada en el señor encapuchado? ¿no es en realidad una chica competitiva que no sabe muy bien lo que quiere?

Probablemente si el objetivo del embrujo es una noche de sexo, a lo mejor funciona. Claro que el verdadero misterio que deja Mystery sin resolver es qué pasa después...

¡Los espero en Facebook!