Pobre debut del ciclo de Moria Casán

Sin producción, gracia ni creatividad, no está a la altura de la fama de su protagonista.
Con producción general de Luciano Garbellano, Moria Casán volvió a la televisión con ciclo humorístico propio. Si queres reír, reí (domingos a las 13.30 por América) es un clásico programa de sketches en el que, curiosamente, la figura central parece ser el mendocino Fernando Ramírez, presente en nueve de los diez cuadros del primer envío (contra tres de Moria más un monólogo de apertura) y además, guionista del ciclo según los créditos.

Más allá del empeño de Ramírez (ex integrante de la troupe de Marcelo Tinelli en ShowMatch) en la escritura de algunas líneas más o menos felices, el programa es de una chatura llamativa, considerando que se trata del ciclo de una de las figuras más estelares del Olimpo local. Desde el lanzamiento (casi inadvertido), el horario (casi imposible), la escenografía (casi inexistente), la producción (idem), el "elenco" (casi ausente, con un par de extras femeninas de terror) y las ideas propiamente dichas, el programa no supera -al menos no lo hizo en su debut- el estándar de un trasnochado programa de un cable provincial. Con decorados hechos en "croma", personajes remanidos y ritmo y rigor televisivos casi nulos.

Resumiendo, el primer envío constó de: un improvisado monólogo de apertura a cargo de Moria, cuatro imitaciones de Ramírez (el locutor y periodista Oscar González Oro, el humorista Jorge Corona, el cantante argentino-venezolano Ricardo Montaner y el cantante italiano Andrea Bocelli), dos personajes del mismo Ramírez (un dj, Fernando de la Púa, y "Pelino", un gaucho en una pulpería), una mesa de bar (con Ramírez, el periodista Luis Ventura, el productor general del ciclo, Luciano Garbellano, y un cuarto que no habló nunca) y los tres sketches de Moria: "Los paquetes" y "Pocha y Chola" (ambos con Ramírez) y "Hormona", la nenita bisnieta de Moria (¡el único sin Ramirez!).

Poniendo en blanco sobre negro: si el sketch de la mesa de bar fue impresentable, por improvisado y poco serio (en el peor sentido); si el personaje de la nenita ya lo hacía Moria con Castiglione y Adriana Salgueiro, como diría Spinetta, "hace casi dos mil años"; si la Pocha y la Chola son una versión devaluada de la Tota y la Porota de Porcel y Jorge Luz, si el sketch de los "paquetes" careció de toda gracia y las imitaciones -que fueron buenas- en el mejor de los casos pueden ser un buen acompañamiento pero nunca el plato principal, el saldo de Si queres reir, reí es pobre y, sobre todo, preocupante. Más que nada porque, si se cae Moria, ¿de quién se va a colgar la mitad de la farándula que vive de ella?«



Moria Casán está un top five. Enterate en cuál entrando al: Fotoblog de los Top Five