Mariano Iúdica, el vocero de Sofovich

Lo estima, es su empleado, y sale a defenderlo cada vez que puede. Alevosamente Mariano Iúdica se presta a resguardar a su jefe, "el señor Gerardo Sofovich".

No se sabe sí es por miedo, por pleitesía o por verdadero cariño, pero existe algo que hace que el cómico se desenvuelva como escudo protector del conductor.

Pleitesía puede haber sí se tiene en cuenta que, desde hace años, Mariano se ha convertido en el actor fetiche de Gerardo, y que durante este año se desempeñó como productor ejecutivo de "La noche del domingo".

Además, en el presente, es una de las cabezas de "Gracias a la villa", el espectáculo que protagoniza y produce Sofovich.

Cariño le puede tener, por qué no, al fin de cuentas Gerardo siempre lo ha tenido en cuenta y ha hablando bien de él, por algo suele llamarlo "tío". Y miedo también, ya que no son pocos los que opinan que al productor es mejor tenerlo de amigo que de enemigo.

Lo que habrá que admitir es que por algo Gerardo utiliza a Mariano como vocero, y este último acepta.

De hecho, eso mismo hizo esta tarde en "Minuto a minuto", el programa conducido por Susana Roccasalvo. Claramente Mariano fue llamado para hablar de la reciente separación de Gerardo; él lo sabía y en ningún momento mostró restricciones.

"Yo lo veo sereno, con una decisión meditada", dijo para romper el hielo. Y rápidamente las preguntas de rutina empezaron a viajar desde Buenos Aires a Carlos Paz; la primera apuntó a los motivos: "Gerardo es un hombre de buena vida, que disfruta y hace disfrutar del ocio creativo, y sí bien ella se había mostrado con ganas de venir acá, no se acostumbró a la rutina del teatro, fue un cimbronazo", detalló Iúdica.

Según sus palabras, Sofía no habría podido soportar la sobre ocupación de su esposo y se habría sentido abandonada. A propósito Mariano asentó: "Cuando vos vas en busca de un éxito, se te va la familia".

No obstante, los columnistas de "la Rocca" se mostraron incrédulos ante esta versión y prefirieron acercarse a la teoría de una supuesta movida de prensa para repuntar la taquilla teatral.

Teoría que Mariano, como buen agente de prensa que es, no dudó en refutar: "Sí fuera una movida de prensa, Gerardo no hubiese echado al hermano de Sofía, o no hubiese pasado la Nochebuena en mi casa", asentó, y dejó sellado un compromiso explícito con su jefe al que, por el momento, defenderá a capa y espada.