Destituido por hacer el amor en la misa de Año Nuevo

Un joven policía alemán fue sorprendido cuando tenía relaciones sexuales con una amiga en el coro de la parroquia.

Un policía alemán, cuya identidad no fue divulgada, no tuvo mejor idea que celebrar el año nuevo teniendo sexo con una mujer en la misa del 31 de diciembre. Pero como no eligió un lugar muy oculto ni fue muy discreto, fue descubierto y suspendido.

Todo pasó cuando una mujer que subió hasta el coro vio a la pareja, después de que los 25 feligreses que asistían al oficio religioso escucharan unos incesantes gemidos de placer procedentes de las alturas de la iglesia.

Aunque la pareja abandonó el templo, el agente pudo ser reconocido por varios testigos, mientras su acompañante femenina no ha sido identificada aun, ya que se tapó el rostro con una capucha.

Nikolaus Maier, párroco de la iglesia de Rennertshofen, ha presentado entre tanto una denuncia por "alteración de un oficio religioso" y condenado posteriormente en un sermón "lo lamentable que resulta que alguien pierda la compostura hasta llegar a ese extremo".