Sandro: Adiós al ídolo

Se aferró a la vida como pocos y de hecho hasta transformó esa mínima lucecita que le quedaba encendida, en una llamarada de esperanza. Peleó contra todo y, hasta en sus días finales, tuvo la grandeza de mostrarle al mundo que vale la pena luchar hasta el último minuto.

Con divinidad murió Roberto Sánchez, Sandro de América. A los 64 años, y luego de 45 días de eterno combate contra la muerte y de sufrir todo tipo de complicaciones, se despidió en el Hospital Italiano de Mendoza.

Luego del fallecimiento llegó el turno de recordarlo, y alguien que quiso hacerlo fue el Dr. Burgos, el médico que lo atendió hasta último momento. Para la despedida eligió compartir unas palabras que el mismo Sandro le haba escrito: "Lunes 21, 11:30 hs. Dr. Burgos, le pido sepa disculparme por no poder llevar sus expectativas. Estoy a su disposición en lo que queda de mí, Roberto Sánchez".

Un auténtico Sandro que ya se empieza a extrañar.