Sandro, inolvidable

En los años 60 su forma de cantar y sus movimientos generaban pasión y rechazo por igual. Veinte años después se convertiría en un clásico indiscutido que, al morir, pasara a formar parte de los hombres leyenda.

"Se fue, no pudo más", decían los anuncios de su muerte. Y claro, desde 1997, un enfisema pulmonar deterioraba su salud día a día. La consecuencia se anunció en 2008, cuando se informó que estaba a la espera de un trasplante de corazón y pulmones.

Finalmente la donación llegó y el gran Roberto Sánchez luchó más de un mes por mantenerse con vida, pero no lo logró: murió el 4 de enero de 2010 a las 20.40 hs.

Las fuentes médicas informaron que la causa de muerte resultó ser un shock séptico y "las nenas" no pudieron contener sus lágrimas.

Para Sandro, el calvario había llegado a su fin, pero para sus fanáticos no: recién ahora deben empezar a despedir a uno de sus más eximios dolos populares.