Sofovich, un recién casado, separado

Aquella foto que lo mostraba posando con su esposa vestida de novia copó las portadas de las revistas que, por estos días, se dedican a hacer balance y a recordar los hechos más memorables del año.

A principios de año, Gerardo Sofovich se había decidido a dar el sí con su novia, y ese acontecimiento, claramente, no podía estar ausente el recuerdo anual.

Sin embargo, la noticia de una posible separación aterrizó "casi de la nada" en las redacciones revisteriles, que se vieron obligados a re titular; ya no era el casamiento del año, sino el divorcio del año.

Y para colmo, fue el mismo Sofovich quien tomó la decisión de alejar a Sofía Oleksak de su vida. Luego de que el rumor tomara estado público, y en boca de periodistas de espectáculos se empezaran a tejer las primeras hipótesis de la ruptura, Gerardo decidió "parar la pelota" y convertirse en el único vocero de su vida privada.

No fue casualidad, claro, que eligiera hablar con "Los Profesionales de Siempre", puesto que quien conduce es su amiga Viviana Canosa, que lo deja explayarse a gusto, sin juzgarlo, "chupándole las medias", dirían los mal pensados.

Y ahí estuvo Gerardo, vía telefónica desde Villa Carlos Paz, y su extenso monólogo: "Es una situación de intimidad con la que no quiero hacer un show, pero tuvimos una discusión fuerte y decidí que no daba para más", empezó diciendo, y siguió brindando detalles: "El amor se fue resquebrajando y para evitar situaciones peores, decidí separarme".

Canosa y su equipo se dedicaron a escuchar a un Sofovich que tenía ganas de hablar. "Una mujer fue Sofía Oleksak y otra mujer Sofía de Sofovich", dijo, dejando entrever un posible cambio en la personalidad de su mujer, y continuó: "La amé, entiendo que me amó, pero no daba para más. La separación a esta altura de mi vida es igual que a los 30, es un desgarro, pero la decisión la tomé con convicción".

Consultado por el estado en que quedó la relación, apuntó: "No se puede hablar de ruptura en buenos términos, porque no lo hubo, el miércoles le dije que se vaya (de Carlos a Paz a Bs. As) y se llevase sus cosas".

Ahora será tiempo de dedicarse a pasar la temporada de verano en soledad, de subirse todas las noches a protagonizar "Gracias a la Villa" y de no extrañar tanto a una esposa que le duró menos que un suspiro.

Las críticas al casamiento de Sofovich, en VxV.com