María Freytes, del blog a la TV

Multifacética, estudió análisis de sistemas, trabajó en marketing y en emprendimientos inmobiliarios. Tiene un blog y debutó haciendo humor en "RSM".
Cómo mantener la pasión después de años de casados, la maternidad o la relación con las suegras, son algunos de los muchos temas de los que habla María Freytes en su columna de RSM (América). La rubia, que está casada y tiene dos hijos, arrancó una vez a la semana aconsejando, desde el humor, a las mujeres que hacen malabares entre el amor, el trabajo, la casa y los hijos. Pero sus columnas gustaron tanto, que al poco tiempo le sumaron algunos sketches y un segundo día en el living del ciclo que conduce Mariana Fabbiani.

"Fue de esas cosas que no buscás. Hice muchos años teatro, desde los 20, y me encanta escribir. Estudié con Miguel Borderó y después tres años con Gandolfo. Un día, me llama Gandolfo y me dice que me quiere dirigir a mí y a Mía Maestro en Cada cual a su manera (de Luigi Pirandello)", cuenta María, de manera extrovertida. Y sigue: "En paralelo yo hacía la licenciatura en Análisis de Sistemas, porque tengo un costado matemático en mi vida y otro creativo, que no sé cómo conviven en mi cuerpo. La cosa es que después de un año de ensayos, a Mía la llamó Saura y nunca estrenamos. Entonces decidí colgar el teatro".

¿Y a qué te dedicaste?

Trabajé en la parte de nuevos negocios de Telefe, que fue muy divertido. Pero siempre tenía la fantasía de poder mostrar lo que yo misma escribía. Lo último que estaba haciendo ahora era el armado de estrategias comerciales y marketing a desarrolladoras de emprendimientos inmobiliarios. Lo estoy dejando, porque era un poco raro verme en las reuniones de directorio después de haber salido al aire.

¿Y cómo llegaste a "RSM"?

Gastón (Portal, el productor del ciclo) está casado con la hija de la mujer de mi papá. En algún momento le comentó a su mujer que estaba buscando alguien con mi perfil, porque le divertían los comentarios que yo hacía. Y a ella se le ocurrió que me probara. Hice un casting, varias pruebas, y quedé. Me dan mucha libertad para hablar de los temas que quiero, siempre vinculados con las mujeres que se dividen entre el amor, la casa y la profesión.

También tenés un blog...

Sí, muchas de las cosas que hablamos en el programa salen de ahí. Y de la devolución que me hace la gente, que aporta sus experiencias. Nunca fui de la masa, no voy a la moda, ni nada de eso. Pero soy mandada, así que no tuve miedos a la hora de pasar las cosas que escribía en mi blog a la tele. Por otra parte, tengo un marido, dos hijos, una familia y amigos increíbles que me apoyan.

¿Ni un poquito de miedo tuviste?

Bueno, sí, al principio, de que no jorobara en nada a mi familia. Pero me relajé y me di cuenta de que no es tan bravo trabajar en la tele.

¿Cómo es tu relación con Mariana (Fabbiani)?

Ella me parece lo más. Es muy buena persona, además de una excelente profesional. Siempre la admiré porque es una conductora increíble. Y en lo personal, desde el principio me ponderó y me alentó. Se nota que quiere que crezca, que encuentre un espacio. Ella entiende mucho el lenguaje y el medio, así que tengo muy en cuenta sus sugerencias, porque siempre me aportan.

¿Te daba miedo cómo te podía recibir por el hecho de venir del lado de Gastón Portal?

No, para nada. Ellos son súper abiertos e inteligentes, tanto que trabajan juntos. Y entiendo que si yo estoy en el programa es también porque ella estuvo de acuerdo.

¿Y cómo te recibieron tus compañeros?

De manera excelente. Yo soy tranquila y tengo claro que soy la más nueva, así que no pretendo nada. Mariana Briski, por ejemplo, me tiró algunas ideas para marcar más el discurso, Rafa (Juli) es un buenazo, a (Humberto) Tortonese lo admiro desde siempre y Claudio (Pérez) también es un gran compañero. Los respeto mucho a todos.

¿Cómo armás los temas?

Los propongo semanalmente. Y Mariana me aporta un montón. Redacto tres o cuatro puntos que me gustaría tocar, y estoy aprendiendo a cortar, porque soy muy larguera. También busco mucho en Internet. Y desde el programa me ayudaron a encontrar un personaje.

¿Tu marido aporta en los temas que tocás?

Obvio. Y sus amigos también. Para el segundo programa los reuní a todos porque había que hablar del enrosque de los hombres con sus madres. Yo sólo tengo hermanas, así que los volví locos con las preguntas.

¿Tenés referentes en el humor?

Me gusta Pettinato, por esa cosa desfachatada y rápida. Y Tato Bores, porque me encanta la política y la actualidad. La verdad es que siendo mamá, no tengo demasiado tiempo de ver tele, pero soy fanática de los late night shows.

¿Te gustaría volver al teatro?

Soy poco ambiciosa. Ahora estoy aprendiendo a trabajar en televisión, a desenvolverme en cámara. Pero reconozco que fantaseo con mi propio espectáculo teatral.