Amor a primera vista para Arana y Susini

Facundo Arana y Maria Susini viven un amor de película y contaron sus inicios en el living de Susana.

Como sí estuvieran inmiscuidos en la película "El secreto de sus ojos", Facundo Arana y María Susini se miraron fijamente y se enamoraron. Este es el prólogo de una historia de amor que hoy, después de mucho tiempo, sale a luz, y una vez más, la encargada de arrancar una confesión de esta índole fue Susana Giménez en su living.

El actor y la modelo son, desde que están juntos, cultores de la reserva y la privacidad. De hecho, en muchas ocasiones, y debido a la nula exposición pública, no pocos fueron los que hablaron de crisis sentimental, separación, un primer embarazo accidental y no buscado, y más, mucho más.

Sin embargo, la historia dijo lo contrario porque nació India y la pareja se mostró feliz a la salida del sanatorio y, poco tiempo después, María volvió a quedar embarazada. Luego nacerían Yaco y Moro y con ellos la certeza de que entre Facundo y María había verdadero amor.

No obstante nunca, hasta ahora, se había hablado del inicio de esta historia. Se sabía que Facundo había culminado su relación con Isabel Macedo y que se había convertido en el galán más codiciado pero, en un momento, el nombre de María empezó a rodar con firmeza. No hubo tiempo para abundar en detalles porque el rumor de un posible embarazo opacó la noticia del romance. Luego, la llegada de la primera hija se confirmaría y a muchos ya no les interesaría saber acerca del principio de la relación. Pero a otros sí, como a Susana, que se encargó de preguntárselo a Facundo.

Entonces fue tiempo de que el galán contara que se conocieron cuando el mismo le sacó una astilla de su mano. Sucedió que él se encontraba comiendo un asado en Puerto Madero con amigos. En un momento María, conocida de uno de los comensales, ingresó al lugar con una mano ensangrentada y una gran sonrisa.

Rápidamente al actor le llamó la atención que una mujer que recientemente se había accidentado con sus rollers, y estaba bastante lastimada, sonriera tanto. Inmediatamente, le pidió su mano y le sacó una gran astilla. A su vez, aprovecharon ese momento para mirarse y enamorarse a primera vista.

De este modo, por culpa - o gracias, mejor dicho- de una astilla, Facundo y María se conocieron, y más luego armaron su familia, y recién hoy el público puede saberlo.