Hasta que la Navidad nos separe...

Dónde pasar las fiestas y con quién puede ser un desafío difícil para las parejas. Del estrés de fin de año a la relación en crisis hay un solo paso.

Esteban y Agustina estrenaron este año su flamante relación como recién juntados en un PH al sur de la Capital Federal. Se fueron para allá porque resultaba más accesible alquilar por esos pagos, pero las familias y amigos de ambos están en Capital. El problema comenzó cuando todos sus familiares se negaron sistemáticamente a irse "¡hasta allá!" para pasar estas navidades...

Descartada forzosamente la posibilidad de reunirlos a todos en su propia casa, Esteban y Agustina tuvieron que decidir a dónde iban a pasar las fiestas. Por supuesto, cada una de las familias hizo lobby para su lado, tratando de convencer a sus respectivos hijos y poniendo cara de "nosotros somos tu familia, no ellos". Pero como señaló sensatamente Esteban, "no podemos estar en dos lugares al mismo tiempo" y salir de gira en nochebuena y sin auto puede ser complicado. Hay que decidir dónde. Y con quién.

Ahí nomás se armó el intríngulis navideño y se desataron negociaciones en el interior de la pareja al estilo de "Si pasamos navidad acá, tenemos que pasar Año Nuevo allá y vos sabes que a tal, que viene siempre para el 31, no me lo banco. El año pasado casi le prende fuego al patio con la pirotecnia, se emborracha mal, a los chicos los vuelve locos, esta vez si hace lo mismo lo voy a matar".

Agustina me cuenta que no logran decidir, que la noche de anoche terminó mal, que esta cuestión de las fiestas, sumada al cansancio y el estrés de fin de año los está volviendo locos y que en todo este primer año de convivencia nunca se habían gritado tanto ni llevado tan mal. "¿Será posible separarse por culpa de la Navidad?", pregunta angustiada Agustina.

Por suerte Esteban decidió desdramatizar y le propuso, vía mensajito al celular, hacer sorteo oficial con papelitos esta noche y lo que salga se respeta, se enoje quién se enoje y basta de discusiones. O, plan B, dejarlos a todos con las ganas y pasar una noche buena a solas, lejos de Buenos Aires... Agustina por estas horas lo está pensando.

¡Los espero en Facebook!