No va más

Lily Allen pega un vuelco en su vida: todavía dolida por la pérdida de su bebé, deja la música. También le dice adiós a su adicción a las redes sociales y al iPod. Enterate todo.
Es cierto, Lily Allen fue uno de esos personajes siempre polémicos. De hecho, la noticia que se desprendió del Daily Mail augura que este podría ser otro de sus berrinches personales. Sin embargo, algo parece haber cambiado.

Hace dos años la cantante inglesa perdió un hijo junto con su novio Ed Simons, de los Chemical Brothers. Hoy confiesa que no superó la pérdida involuntaria del bebé que esperaba y anunció su retiro de los escenarios. Lily, dicen, quiere parar un poco para vivir una vida "normal" y "real".

"No podía manejar las emociones que pasaban por mi cabeza, y encima tenía que distribuir un comunicado de prensa sobre lo ocurrido", recordó la joven cantante tras el aborto involuntario ocurrido a principios de 2008. "Estuve yendo a terapia y en ese momento me ayudó mucho, pero todavía lo pienso y me pongo triste. La fecha en que debería haber nacido mi hijo está siempre ahí", sostiene la cantante, quien reconoce que lo ocurrido "cambió muchas cosas".

Allen también reveló que dejará su adicción a las redes sociales como Twitter, Facebook o MySpace, además de su laptop y su Blackberry, aparatos que ya archivó en una caja.

"Me di cuenta que Facebook y los blogs eran como una adicción: Podía estar con mi novio o mi mamá y ellos sólo recibían la mitad de mi atención". Recalcó advirtiendo que también guardará su iPod y en cambio volverá a escuchar vinilos.

Pese a todo, Lily se siente tranquila y feliz. "He tenido tiempos verdaderamente horribles, pero si no los hubiera sufrido no tendría la felicidad que tengo ahora".