Placer sostenible: llegan los "vibradores ecológicos"

La idea no surgió en la Cumbre de Copenhague pero es ideal contra el calentamiento global: una empresa irlandesa creó el primer "vibrador ecológico".

Como muchas otras industrias, la de los juguetes eróticos también contribuye al calentamiento global y no por emitir grandes cantidades de CO2 a la atmósfera sino por la inmenso número de pilas no reciclables que se usan en sus productos.

Ante esta situación, y quizás inspirados por los constantes debates y cumbres internacionales que buscan frenar el calentamiento global, Chris y Janice O Connor, fundadores de Canden Enterprises, creen haber encontrado una solución "verde" al asunto: "Ángel terrestre", un vibrador que funciona mediante recarga.

"Ángel terrestre" tiene un mecanismo que permite recargarse mediante una manivela plegable disimulada en la base del juguete.

Para los O Connor la idea es que la gente pueda disfrutar con sus juguetes sexuales mientras protegen el medio ambiente.

Según uno de sus creadores, "basta con desplegarla y cargarlo girando. Tras cuatro minutos, hay energía suficiente para obtener 30 minutos de vibraciones máximas".

Desde su lanzamiento en abril de este año, a un precio de 70 euros por unidad, ya se vendieron un millón de vibradores "Ángel terrestre", que además está hecho sólo de materiales reciclables.

"Hemos querido crear un sex toy respetuoso con el medio ambiente que guste a todos los consumidores. Cada sector industrial tiene la obligación de hacer todo lo posible para reducir los efectos del cambio climático y con esta nueva tecnología esperamos que otros nos seguirán y buscarán nuevas maneras de concebir sus productos", resumió Chris O Connor.