Los locos Fort

A partir de Ricardo Fort, los medios y el público conocieron a Marta, su madre, una cantante de ópera que no oculta su predilección por Ricky, el menor de sus hijos.
La memoria colectiva relacionará familia con televisión y rápidamente el recuerdo se irá con los Campanelli, los Falcón, la familia Benvenuto y los Diez y los Fierro, en un orden más contemporáneo. Sin embargo, en la actualidad, con la era de las familias disfuncionales, aquellas que tienen pantalla no se apartan de este estereotipo.

Y sí hablamos de familias famosas, la de apellido Fort es la que más minutos se encuentra sumando en TV. Su personaje más famoso es Ricardo Fort, una especie de vehículo para conocer a los otros integrantes de un clan de multimillonarios. Es así que a partir de él, los medios y el público conocieron a Marta Fort, su madre, una cantante de ópera que no oculta su predilección por Ricky, el menor de sus hijos.

Los hermanos no se dieron a conocer pero, mediante la palabra de Ricardo, se pudo saber que, al igual que su padre fallecido, son hombres abocados a la empresa familiar que sienten vergüenza por la nueva faceta mediática de su hermano. Pero hay algo más interesante: como toda familia en la que habita el dinero y el poder, también hay secretos que se esconden bajo la alfombra, y uno de ellos conoció la luz recién ahora, después de muchos años: Aschira es la "abuelastra de Fort", dicta la última información.

Como sí no fuera suficientemente bizarro el personaje montado por Fort, le faltaba estar emparentado con otro de los personajes más extraños de la fauna mediática local. Según se conoció, Aschira fue esposa de Felipe Fort, abuelo de Ricardo y mentor de la fábrica de chocolates. No obstante Ricardo, algo avergonzado, se encargó de cambiar el rótulo de "esposa" por el de "amante" y contó: "En pleno crecimiento de la fábrica, mi abuelo vivía seis meses acá y seis en Madrid, y ahí tenía una amante que era esta mujer".

De este modo minorizó la relación amorosa de la "adivina" y su abuelo, pero debió aceptar que su clan familiar dista mucho de aquel instalado por la Familia Ingalls. ¿La habrán relegado a Aschira para no compartir la herencia? ¿Les dará vergüenza la tonada española de la "tira cartas"? O será que Fort no quiere quedar opacado por ningún otro personaje de su calibre. Sea como sea, lo cierto es que la nueva familia del momento sigue sumando personajes, a costa de develar secretos guardados bajo siete llaves.

Fort ya tiene sus seguidores: El Fotoblog de Ricardo Fort