¿Adictas a los juguetes?

Para algunas mujeres el descubrimiento del vibrador implica un antes y un después: ¿puede pasar que nada las conforme mejor que ese chiche?
Un día la amiga de mi cuñada venció todos sus pudores, se animó y compró uno. Tenía curiosidad, quería saber qué onda un vibrador. Y parece que fue mucho más de lo que ella esperaba, le encantó. Tanto le encantó que estuvo usándolo y usándolo y usándolo.

La cosa es que cuando logró mirar más allá de su flash con el vibrador, le dio un poco de nostalgia y decidió que por un día podría masturbarse al estilo old fashion y usar los deditos. Eso hizo, pero sin resultados. No pudo tener un orgasmo. Y eso antes nunca le había pasado, los dedos habían sido fieles aliados hasta ese día. Y, claro, la amiga de mi cuñada en seguida le echó la culpa al vibrador.

Es que ella ahora piensa que, de alguna manera, el vibrador la desensibilizó. Que le quitó algo que antes ella tenía. Ahora masturbarse sin el vibrador no es tan grato, ahora parece que depende del vibrador ¿es acaso una adicta? Todo esto me contaba mi cuñada.

Y la verdad, pienso que la respuesta es no. No es una adicta, no creo que una pueda hacerse adicta al vibrador por muy... vibrante que pueda ser el aparatito. Más bien creo que uno (hombre o mujer) atraviesa etapas de acostumbramiento. Como que de repente cierto recurso, a lo mejor porque está muy bueno, se convierte en la manera de tener un orgasmo, dejando de lado otras. ¿Quiere decir eso que nunca podremos tener orgasmos de otra forma? No, no creo. Es cuestión de desaprender un poco, de dejarse llevar por otras alternativas. Y con un algo de paciencia y sin desesperar, seguramente encontraremos nuevos trucos para acabar.

Mi cuñada me dijo que su amiga había metido su vibrador bajo cuatro llaves y que no piensa volver a usarlo (¡no le creemos!). Que hasta fantaseaba con hacerle una demanda a no sé quién por desensibilizarle el clítoris. Está convencida de que le ocasionaron daños permanentes. En fin, estoy esperando que venga mi cuñada a decirme que su amiga se reconcilió con sus deditos en cualquier momento...

¡Los espero en Facebook!