Los amores de Camila

La hija de Velasco Ferrero abandonó el anonimato cuando vio la luz una producción fotográfica de la revista Playboy. Ahora habla de sus chicos. 

Algo de esta chica llamó la atención desde el primer momento: a diferencia de sus "colegas", estudiaba... ¡ingeniería Industrial! (nada más ni nada menos). Hija del recordado conductor televisivo y de la abogada María Eugenia Zorzenón, "la lolita" creció atestiguando un duro enfrentamiento entre sus padres.

No obstante, su actitud actual deja entrever que no han quedado secuelas del "escupitajo facial".
Inmiscuida notablemente en su actividad profesional, la chica Velasco fue invitada a "AM, antes del mediodía". Sin embargo habló poco de trabajo, pues los conductores centraron su charla en los amores de su vida.

Primeramente debió responder sobre su último ex, Emanuel Horvilleur: "Debo decir que yo no soy trigo limpio y Emanuel tampoco lo fue conmigo. Por eso terminamos mal, y él volvió con su ex (que no es Celeste Cid) y yo con mi ex, como todo el mundo".

El ex de "la nena" era un austriaco, jugador de polo, que ella había conocido un año antes. Pero la distancia diluyó la relación y Camila volvió a estar lista para el ataque, al igual que Lozano y Montero que encontraron el momento preciso para preguntarle por un supuesto romance con Del Potro (como lo oyen, otra vez Juan Martín).

Como sí le faltaran rumores de pollera al tenista del momento, apareció Camila y dijo: "En realidad no hay romance, sólo hablamos por teléfono. Él me tiró onda y el otro día le tuve que cortar al representante".

¿Por qué tal reacción por unos simples llamados?, preguntó la platea. Y la chica respondió: "Un día me dijo que era una rata porque no lo llamaba sólo porque tenía característica de Tandil, entonces me enojé", contó. Así las cosas queda demostrado que desde aquella tapa de Playboy Camila creció, por lo menos en cantidad de amores.

Mirá las fotos más calientes en el Fotoblog de las Botineras