¿Tu desnudo circula por la web?

Entre el momento de tomar una foto y la decisión de mantenerla en la intimidad o hacerla pública, pueden pasar muchas cosas...
Hace poco la vimos desesperada a Jennifer López reclamarle un video comprometedor a un ex. A Paris Hilton, además del video de sus andanzas sexuales, hace unos añitos le robaron fotos de su celular y las publicaron en Internet... Como siempre, Paris estaba un poco desnuda y haciéndose la linda con una amiguita.

La cosa es que no hace falta ser famoso para pasar el mismo mal trago que estas mujeres. La diferencia va a ser que no aparecerá una revista queriendo pagar millones por los retratos en cuestión. Pero basta un ex un poco rabioso para que las imágenes de nuestro desnudo cuerpecito salgan a recorrer la web.

Con tener un celular a mano en la cama para obtener un video en plena acción. Y, si lo pensamos un momento, de ahí a Internet hay apenas un pasito. No son momentos de mucha reflexión ni producción. Te sacan una foto y listo, aprietan play y ya comenzó tu carrera como actriz porno sin que te lo propusieras.

Se supone que hay depositada confianza en esa persona. Se supone que esa persona va a atesorar esas imágenes como obsequios divinos y jamás se las mostrará a nadie. Pero el tiempo pasa, las relaciones cambian... Nunca falta el fanfarrón que no puede evitar compartir las maravillas de ese cuerpazo que supo conquistar con sus amigotes.

Tengo una conocida muy arrepentida por haber permitido que le sacaran fotos desnuda. Ya separada de ese señor, la persigue el temor de que publique sus desnudeces algún día. Sobre todo porque la cosa entre ellos no terminó bien. Ella se fue con otro y él se fue con las fotos: un cóctel peligroso.

Ténganlo presente, una foto puede hacer un laaargo recorrido...

¡Los espero en Facebook!