La guerra entre Amalia Granata y el Ogro Fabbiani: se verán en la Corte

Que iba a haber arreglo. Que ya no se dirían barbaridades por televisión y que resguardarían "la psicología" de la pequeña Uma, la hija que tuvieron luego de un efímero romance. Pero finalmente nada de eso ocurrió: entre Amalia Granata y Cristian "el Ogro" Fabbiani no hubo arreglo, y el juicio es la próxima instancia que dividirá aún más al futbolista y a la panelista de "Un mundo perfecto".


La noticia del no arreglo circuló esta mañana en "AM, antes del mediodía". Los conductores anunciaron que la guerra entre Granata y el Ogro continúa viento en popa, aún cuando semanas antes habían prometido firmar una tregua por el porvenir de su hija.

Amalia ingresó a la audiencia acompañada por su abogado, mostrándose serena y dispuesta a arreglar (igualmente en el fondo parecería que le gusta estar en conflicto constante con el padre de su hija). Fabbiani llegó minutos después y eligió no dar declaraciones.

Al terminar la mediación, Granata volvió a anunciar que "la otra parte (léase el hombre del que en algún tiempo dice haberse enamorado y con el que se fue a vivir una temporada a Rumania) no había querido arreglar; "sí se quiere manejar de esa forma, allá él", dijo en relación a la decisión tomada por el Ogro.

Luego, y ante la pregunta cizañera del notero que apuntaba a la posible incidencia de Victoria Vanucci en la determinación de Fabbiani, Amalia contestó rápidamente: "Lo dejo a tu criterio", parafraseando a Karina Jelinek y su muletilla preferida.

Al rato salió un raudo Ogro, manejando su coche importado y declarando apenas un simple "no firmé nada, sigue el juicio por calumnias e injurias".

Luego Amalia confesaría que habría habido una pequeña discusión durante el desarrollo de la mediación, y al grito de "sí quiere guerra, acá estaremos", anunció que el interminable conflicto no tiene fecha de extinción.

La nota de color fue su retirada al bordo de una moto conducida por un caballero de identidad desconocida que podría ser su nuevo amor.


Mirá la diosa que dejó el Ogro, sólo por VxV.com