¿Cómo será la mujer del futuro?

Dentro de 400 años la mujer será más rellenita, más baja y más fértil. También tendrá un corazón más sano. Chau prejuicios.
Rubia y sensual, Marilyn Monroe es el ícono femenino indiscutido de los 50. En la década de los 90, todas las miradas -y ratones- fueron para Sharon Stone con sus "Bajos instintos". Hasta hace poco, fue la blonda Claudia Schiffer y, más acá en el tiempo, la siempre controvertida Angelina Jolie. Pero dentro de 400 años el ingenio popular deberá apuntar a las redondeces si de piropos se trata.

Es que según el estudio que realizó la Universidad de Yale, las mujeres del futuro serán más bajas, más rellenitas y más fértiles. Y los cambios vienen con un plus: tendrán un corazón más sano. El resultado del informe, publicado en la revista "Proceedings", es hasta ahora la prueba más sólida de que los seres humanos siguen evolucionando.

Para llevar a cabo la investigación, los científicos bucearon en los datos del Framingham Heart Study, un estudio que desde 1948 monitorea las historias clínicas de más de 14.000 habitantes de Framingham, en Massachussets, lo que en muchas familias supone hasta tres generaciones consecutivas.

Pero se centraron especialmente en 2.238 mujeres que ya habían superado la menopausia y que, por lo tanto, habían cerrado sus ciclos reproductivos. Sobre este grupo, el equipo se empeñó en comprobar si la altura, el peso, la presión sanguínea o el índice de colesterol estaban relacionadas o no con el número de hijos que esas mujeres habían traído al mundo, y si esos rasgos pasaban a la siguiente generación.

¿La conclusión? "En el año 2409, la mujer media será dos centímetros más baja y un kilo más pesada que la actual. Además, en promedio, tendrá a su primer hijo cinco meses antes que las mujeres de hoy y entrará en la menopausia diez meses después. Y gozará de un corazón más sano", adelantó Stephen Stearns, biólogo evolutivo de Yale y director del estudio.

Esta investigación confirma la teoría de que los humanos siguen evolucionado y contradice la creencia actual de que, en el caso de nuestra especie, la evolución se ha detenido como consecuencia de los avances de la medicina, capaz de hacer que sobrevivan (y se reproduzcan, transmitiendo sus genes) individuos que habrían muerto si sólo dependieran de la selección natural. "Los mecanismos evolutivos siguen siendo visibles y medibles en determinadas circunstancias, como por ejemplo en el éxito reproductivo", señaló Stearns.

Según pasan los años: Marilyn Monroe, Claudia Schiffer y Angelina Jolie, patrones de belleza que cambian.