Alma y Leo derritieron la pantalla

Los protagonistas de "Valientes" aprovecharon los cinco minutos de paz que les dio la historia y tuvieron su tan ansiada noche de amor y placer.

Se amaron de chicos, se odiaron de grandes, se volvieron a enamorar y el destino los volvió a separar. Nada fácil, nada sencilla fue (y es) la historia de amor entre Leo y Alma, los personajes que dan vida en "Valientes" Julieta Díaz y Luciano Castro. Pero ayer, tras muchas idas y vueltas, Alma y Leo terminaron haciendo el amor, tuvieron su noche de sexo soñada y deseada.

Pero aprovechando que la chiflada de Juana está internada en un neuropsiquiátrico, que el malvado de Laureano Gómez Acuña está preocupado por cuestiones más importantes, que Segundo está enganchadísimo con el asunto del catch y que Enzo anda correteando detrás de Andy, Alma y Leo aprovecharon y se fueron de fin de semana a un lugar de ensueño.

El problema fue que los tortolitos número 1 de la ficción del Trece no tuvieron (como era de esperar) las cosas fáciles, ya que se perdieron en el medio del campo y terminaron los dos juntos en un granero abandonado.

Lo que para cualquiera es una tragedia, para ellos dos, necesitados de privacidad más que nadie en la televisión, el escenario les resultó perfecto. Sólo ellos dos y el amor. Sus cuerpos fueron despojándose del elemento más molesto del mundo (la ropa) y demostraron que no hace falta un hotel cinco estrellas para tener una tarde de sexo y pasión.

Mirá el momento más esperado de "Valientes", en VxV.com