La pelota no dobla - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

La pelota no dobla

La Copa Confederación le sirve a Sudáfrica para ajustar detalles de cara al Mundial 2010. Pero se acumulan los problemas y los dirigentes de FIFA "tiemblan".

Hay algunas caras de preocupación entre los dirigentes que asisten a la Copa Confederación, que es "el conejillo de indias" para hacer todos los ajustes de cara al Mundial Sudáfrica 2010, que se jugará justamente dentro de un año. La sensación general, en principio, es que _al menos hoy por hoy_ no están dadas las condiciones para afrontar una competencia de tanta envergadura. Hay problemas al por mayor, según se vislumbra a diario. Desde, por ejemplo, la falta seguridad en las concentraciones de los equipos hasta el extraño desinterés que muestra el público por asistir a los estadios. Hay luces de alerta, entonces.

La FIFA incluso, analiza regalar entradas para
los próximos partidos para darle un poco de color al torneo. "Estamos buscando nuevas medidas para asegurar que haya más hinchas en los estadios. Sólo los podemos animar a que compren más tickets", dijo hoy el portavoz de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA), Nicolas Maingot, en Johannesburgo.

Horas atrás, el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, hizo un llamado al comité organizador para evitar que se repita la pobre asistencia de público que hubo en el partido entre España y Nueva Zelanda, disputado en el estadio Royal Bafokeng de Rustemburgo. "Personalmente me sorprendió un poco la falta de asistencia", rezongó Blatter. "Tendrían que haber hecho más para vender entradas y atraer a la gente local. Pueden recurrir a los colegios o a los jóvenes para ayudar a que haya más público viendo los partidos".

Y fue más allá: "Lleven a la gente pobre al estadio, incluidos a los que no se pueden permitir una entrada", pidió Blatter.

Hasta el momento, ninguno de los cuatro partidos ya disputados colgó el cartel de "no hay localidades", ni siquiera el encuentro de
inauguración que enfrentó al anfitrión, Sudáfrica, con Irak.

¿Los precios? El más barato para ver un partido de la fase de grupos cuesta 70 rands (unos 8,7 dólares) más de la mitad de los ingresos diarios de un trabajador local. Los siguientes partidos costarán un mínimo de 210 rands.


TE PUEDE INTERESAR