¿Martín Bossi está presionado? - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

¿Martín Bossi está presionado?

Detrás del personaje de Cristina y de Mauricio, está Martín Bossi . Un hombre apasionado y feliz de participar en Showmatch .

Nació en Lomas de Zamora con una extraña habilidad para copiar y caricaturizar gestos, voces y actitudes corporales. Dice en su website oficial que todas las fiestas a las que iba se convertían automáticamente en un show de imitaciones y él en el centro de la escena. El éxito de sus sketchs improvisados en medio de la pista era tal que un día decidió colgar las raquetas (era profesor de tenis) y las clases de Comunicación. Hoy, a sus 35 años, es uno de los imitadores más reconocidos de la televisión argentina. Como no podía ser de otra manera, el hombre del momento está feliz: "Es un orgullo enorme estar en los 20 años de Marcelito en la televisión".

Desde que le puso el cuerpo a Cristina y a Mauricio en Gran Cuñado (El Trece, a las 22.30) todas las miradas recayeron sobre él. "No me siento presionado por interpretar a Cristina, sino por actuar en un programa de 40 puntos de rating", aclaró al ser entrevistado en un alto de la grabación.
"A Mauricio lo hacía hace cuatro años y Cristina fue un regalo de la producción. Me dijeron tomá, o te lucís o te hundís. Yo quería hacerlo. Creía que podía hacerlo. Para prepararme durante meses vi una hora por día. Es un desafío hermoso, aunque tampoco es el más importante de mi vida. He tenido otros en 10 años de carrera", comentó.

¿Cristina o Mauricio? Hasta el momento, con un 32 por ciento de los votos la imitación de la Presidenta lidera la encuesta de los participantes favoritos de la casa de Gran Cuñado en el blog de Showmatch . El público ya eligió, pero Bossi no puede decidirse: "Es como elegir entre los hijos de uno. Con Cristina laburo esa cosa más imperativa, sensible, de mujer que da discursos. Y con Mauricio esa cosa más cotidiana, de hombre Pro, que hace proyectos y es cheto".

Mirá más entrevistas en eltrecetv.com

TE PUEDE INTERESAR