¿Sexo verde? - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

¿Sexo verde?

La necesidad de comprometerse con el medioambiente y tomar medidas ecológicas está cada vez más presente: ¿pero en la cama también?

Lo vengo escuchando desde hace un tiempito, pero me costó terminar de creerlo. Y no me considero una tipa pacata, che. Confieso que a mí no se me habían ocurrido nunca, pero que las hay, las hay. Medidas para tener sexo amigable con el medio ambiente. ¿Ecosexo? O mejor: señores, ¡llegó el Sexo Verde!

Les cuento algunas de las opciones que el ecosexo nos propone considerar:

Compartir una ducha con tu pareja. La idea parece provenir del sentido común. Primero porque compartir un baño puede resultar muy erótico, y segundo (acá viene la parte verde) porque si se duchan dos en lugar de uno, gastan menos agua. Pero, si se me permite el atrevimiento, a mí se me ocurre que cuando la gente se baña en solitario (y solamente se baña) tiende a demorar menos que si se baña acompañada y entretenida en otros menesteres ¿no? ¿nadie lo pensó? ¿o no es verdad que siempre que intentamos tener sexo en la ducha tardamos tanto que nos quedamos sin agua caliente?

Otra eco-recomendación: no usar lubricantes a base de petróleo, como aceite o vaselina. El sexo verde te recomienda utilizar "ecolubricantes", es decir, la lengua o lubricantes a base de agua. De todos modos, los usuarios habituales de preservativos o juguetes sexuales, saben (quiero creer que saben) que deben usar lubricantes a base de agua o de lo contrario los preservativos y los juguetes sexuales se pueden arruinar. Y si a alguien se le gasta la saliva, bueno, ese es un problema médico, no ecológico.

En esta sí me pongo seria: verificar que los juguetes sexuales que compramos estén libres de PVC. Se trata de un derivado del petróleo utilizado en materiales plásticos que resulta muy tóxico y está prohibido, por ejemplo, para la fabricación de juguetes para chicos. Hecha esta salvedad, continuemos con lo nuestro.

Si no fuera porque estamos en invierno, me encantaría contarles que otro recurso sexy para ahorrar electricidad cuando hace calor, es andar desnudos por la casa en lugar de prender el aire acondicionado. Además creo que los vecinos se van a poner contentos, así que tiene un beneficio extra.

¡Y más!: que tu cama de madera no provenga de la tala indiscriminada de bosques. Usar ecosábanas. Hacerlo con la luz apagada, obviamente, para ahorrar luz. Y si te gusta mirar, usa velas (orgánicas, obvio).

A mí me parece bien. Sumemos al sexo seguro, responsable, el sexo sustentable y ecofriendly, ¿no les parece? Solamente me pregunto ¿qué opinarán los sexólogos al respecto?

¿Te prendés en la iniciativa verde?

TE PUEDE INTERESAR