¿La fórmula Menem-Cristina? - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

¿La fórmula Menem-Cristina?

Al principio todos fingían desconocerlo, pero terminó seduciendo hasta a la mismísima Presidenta .

El ex presidente Carlos Menem (y no su parodia) entró a la casa de Gran cuñado anoche (ShowMatch, El Trece) y entre las cuatro paredes donde "conviven" las caricaturas de los políticos, la visita levantó la temperatura. Cinco personajes quedaron nominados (Nacha Guevara, Luis D Elía, Daniel Scioli, y Néstor y Cristina Kirchner), pero los ojos estuvieron puestos en la reaparición del riojano, que se prestó a la comedia aún cuando no contara con la simpatía de los participantes del reality.

Enseguida arrancó el juego: Tinelli preparaba el camino preguntando a cada político qué pensaba del invitado, y sus viejos conocidos simulaban no recordarlo: "¿Es una marca de vino?", preguntaba Scioli. Hasta que recordó "un vínculo sólo deportivo".

"Tengo un vago recuerdo", se excusaba Francisco de Narváez mientras Felipe Solá juraba "desayunarse" con la noticia de que Eduardo Menem tuviera hermano. "El me metió en política. Hoy yo tendría un museo co mo el de Fangio", se lamentaba Reutemann. Unos diez minutos después, Menem cruzó la puerta de traje, camisa rosa, corbata y pañuelo al tono, y hasta escarapela. "Estás igual", soltó De Narváez, y las desavenencias se transformaron en flores. Así, Alicia Kirchner elogió "los ojos hermosos" y se ofreció a que la "deshojen como a una margarita", y Julio Cobos lo felicitó por llevarse bien con sus ex presidentes.

Luego Alfredo De Angeli lo tildó de playboy y el ex presidente dio su fórmula para encarar mujeres: "Cuestión de habilidad", se jactaba. Tinelli preguntó sobre la relación con Néstor Kirchner, y el riojano aseguró que "como siempre. Cuando inauguré una obra en Santa Cruz me dijo Usted es el mejor presidente de todos los tiempos".

Entró Kirchner (Freddy Villarreal) y advirtió que "Cristina está durmiendo", pero la enérgica presidenta a la que le pone el cuerpo Martín Bossi irrumpió rompiendo objetos a su paso. "¿Pipo Mancera? ¿Gogó Andreu?", interrogaba confundida y desopilante. Y el coqueteo marcó el punto cumbre de la curiosa visita.

"Estás mejor que cuando eras senadora", dijo él y ella lo acusó de haber dejado gastado el colchón, aunque él atinó a contestar que había sido "el que menos se usó". Y como ella buscaba vicepresidente para su fórmula, lo tentó. "O puede ser Menem-Cristina", redobló la apuesta él.

En su casi media hora, Menem participó del show del chiste (bautizó a Kirchner embrague porque "primero mete la pata y después los cambios"), anunció que sería candidato en 2011, detalló la anécdota de la avispa (un supuesto injerto de cabello) y se retiró sin hacer lo que más de uno aguardaba: llegar al estudio y charlar con Tinelli.

Sobrevino Leonel Messi (en un sketch de El Gran DT con Tinelli y Toti Ciliberto en Barcelona), pero a esa altura el plato fuerte ya se había servido.

TE PUEDE INTERESAR