Soy tu funk - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

Soy tu funk

Junto a Parliament Funkadelic, el histórico George Clinton se presentó por primera vez en Buenos Aires y dio una verdadera cátedra.

Martes por la tarde: George Clinton responde las preguntas amable pero rápidamente en un inglés cerradísimo, mientras se entretiene con su Iphone. Lleva lentes de sol, esos mismos que horas más tarde regalará a algún afortunado durante el show. Su excéntrica cabellera es, sin dudas, una de las más coloridas en la historia de la música. Pasaron más de 50 años desde su trabajo en la barbería familiar, pero es innegable que su cuidado de la imagen se mantiene intacto.

Mechones aparte, el líder de Parliament Funkadelic y uno de los arquitectos del funk (a la altura del propio James Brown) sigue dándose el gusto de subir al escenario y hacer delirar al público, aunque sea con pequeñas intervenciones. Es cierto que, a los 67 años, Clinton no se encuentra en su mejor forma, pero su magnetismo es tal que, por más que se dedique por varios minutos simplemente a arengar al público y a los músicos, la gente posa sus miradas exclusivamente en él.

Su interminable banda fue llegando en grupos a La Trastienda, mientras varios de los presentes, que miraban sorprendidos ante cada nueva tanda de integrantes, se preguntaban cómo harían para entrar todos en el escenario, literalmente repleto. Se corría un rumor por lo bajo: "Con Clinton, nunca se sabe cuánto puede durar el show". Algunos fantaseaban con una maratón de funk de cuatro horas. Y no estaban tan errados.

Pasadas las 21, la banda fue asomándose al escenario, mientras el baterista arengaba a la gente preguntando "What do we want?". La respuesta fue inmediata: "We want the funk!". Y funk hubo de sobra. Durante tres horas y media, Parliament Funkadelic, que llegó por momentos a tener ¡20 integrantes! sobre el escenario, hizo honor a su reputación y abrumó, visual y sonoramente, al público presente.

A pesar de algunos problemas sonoros (arduo trabajo, el del sonidista de la banda de Clinton), el recital no tuvo baches. El groove (esa cosa inexplicable que hace que no dejes de mover la patita) y el manejo del escenario que tiene este colectivo es impresionante. Porque además de los músicos, no faltaron coristas, bailarinas y hasta un pimp que se dedicaba a burlar a Clinton o a bailar con las mujeres que se animaban a subir a las tablas.

Esa fue una de las claves del show. La sensación latente de estar presenciando, por momentos, una especie de varieté, cuyos artistas, de todos modos, dejaban en claro a qué habían venido cuando se calzaban los instrumentos. Así, hubo momentos altos en el show, como el instrumental y hendrixiano "Maggot brain", que, pese a su intensidad, no hizo justicia a la versión de estudio del fallecido Eddie Hazel, plagada de reverb. También el blues interpretado por Mary Griffin, que dejó a varios al borde del colapso auditivo, mientras Clinton le pedía más y más.

Luego vino el final con "Red eyed mama" y "Atomic dog". La banda se despidió durante varios minutos, mientras el público tomaba un respiro. El que quería funk, consiguió una sobredosis.

La lista de temas interpretada por George Clinton y Parliament Funkadelic:

Funk And Intellirie
Boop Gun
Cosmic Slop
Flash Light
Rneedeep
Tear The Roof Off The Sucker
Off For The Downstroke
James Brown Interlude
Free Your Mind (And Your Ass Will Follow) / Maggot Brain
One Nation Under a Groove / Mary Griffin
Red Eyed Mama
Atomic Dog

George Clinton se presenta junto a Parliament Funkadelic por última vez el jueves 21 en La Trastienda.
Entradas a través de Ticketek.

TE PUEDE INTERESAR