"Soy culpable de amar tanto"

Cristian Castro dixit. El cantante saca su nuevo disco: "El culpable soy yo" (qué coincidencia) y salió a decir por todos lados que apuesta al amor después del segundo divorcio. Un tierno.

"¿Culpable de qué? Culpable de haber amado tanto, de entregarse, de enamorarse, de haber apostado al amor, y de muchas consecuencias", así arrancó Cristian Castro una entrevista con motivo de la presentación de su nuevo disco. Pero más allá de los fracasos que significan dos divorcios, el artista mexicano dice que aún cree en el amor y desea tener una novia porque se siente más preparado.

"Tanto en una como en otra relación siempre fue como si yo fuera el culpable, de querer arriesgar ahí, de querer apostar ahí, de querer amar ahí", manifestó el artista. Luego de meditar un instante, recapacita y también culpa de sus divorcios a la precipitación con la que se sucedieron sus matrimonios con la paraguaya Gabriela Bo y la argentina Valeria Liberman.

"Esa precipitación de arrancar una vida en matrimonio que todavía no estaba lista y fundada , dijo el cantante. Castro, que dedica su 13er disco a su abuela materna Socorro por todo lo que lo cuidó durante su infancia, asegura que ahora tiene la claridad necesaria para fundar un amor que esté basado en el cariño mutuo. "Se me antoja mucho tener una novia , sostuvo. "Me encantaría tener un amor real, que me llenara el corazón de mucha alegría, esperanza y compañía .

De hablar pausado y por momentos distraído por la fuerte música proveniente del restaurante del hotel, Castro reveló que se siente en un momento especial, como en "un renacimiento personal y profesional, un nuevo capítulo".

Sin embargo, admitió que preparar su nuevo disco le resultó más demandante que producciones anteriores. "Fue difícil", expresó el hijo de la actriz Verónica Castro. "Dentro de mí ... quería reflejar una naturalidad muy grande, frescura y una sorpresa también .

Reflexionando, el llamado Gallito Feliz dijo que tal vez parte de esa dificultad surgió por la situación personal que estaba viviendo tras su divorcio de Liberman, aunque también expresó que se sentía en una tensión y un compromiso grande para sacar un disco que no tuviera desperdicio .

El álbum de 11 cortes, tres de los cuales fueron compuestos por Castro, representa el regreso del cantante al género pop. Su disco anterior, El indomable , fue un tributo de rancheras que quiso hacerle a su México natal.

Grabado entre noviembre del 2008 y febrero del 2009 en México, Miami y San Diego, el nuevo álbum contó con cuatro productores: Kiko Cibrian, con quien Castro forjó los éxitos de principios de su carrera; Armando Avila de La 5a Estación; AB Quintanilla III, autor junto a Luigi Giraldo del sencillo No me digas ; y el italiano Christian Leuzzi.

"Quería algo muy importante y por eso convoqué a tanta gente , manifestó Castro, y reveló que tuvo que descartar canciones de Noel Schajris de Sin Bandera y Mario Domm de Camila por falta de espacio.

"Te puedes dar cuenta de que estaba nervioso cuando convoco a tantos productores. Estoy nervioso, con ganas de encontrar algo que funcione, que sea competitivo , admitió el cantante, que por momentos no dejaba de mirar los dos teléfonos celulares que tenía apoyados en la mesa.

Me gusta "número uno la música, es importante tal vez adentrarme mucho más en el terreno musical , reveló. Y la genética. Me gustaría tener ese conocimiento extra, saber quiénes somos".

Fuente: AP