Música que une orillas

El quinteto, que interpreta canciones y música instrumental, prefiere evitar los estereotipos y hace uso de la improvisación. Hoy se presenta en el Chacarerean Teatre y adelanta algunos temas de su próximo disco.


"Hacemos canciones e improvisaciones colectivas, entre nosotros hay mucho diálogo instrumental y mucha apertura a lo que pueda sorprendernos y sacarnos del lugar conocido en cada concierto", así define Luciano Dyzenchauz, el contrabajista de Puente Celeste, el estilo del grupo. Aunque ellos prefieren no hablar de estilos. Ellos buscan para cada canción, su mejor vestido. Y esa vestimenta puede tener un accesorio uruguayo, una textura folclórica, una tonalidad que remite a Europa del Este y una trama que tiene algo de balada pop, pero que casi nunca es un estilo del todo definido. Hoy, miércoles 26, a las 21 horas, se presentan en el Chacarerean Teatre (Nicaragua 5565, Palermo – Reservas 4775-9010)

Marcelo Moguilevsky (vientos y voces), Santiago Vazquez (percusión y voces), Edgardo Cardozo (guitarras y voces), Luciano Dyzenchauz (contrabajo) y Lucas Nikotian (acordeón y piano) son los integrantes de Puente Celeste. La agrupación se formó en el 97 y su álbum debut, un año más tarde, fue distinguido como "Mejor disco" y "Revelación del año" por el diario Clarín. Hasta el momento llevan editados tres discos: "Santiago Vazquez & Puente Celeste" (1998), "Pasando el Mar" (2002) y "Mañana Domingo" (2004), y para fines de este año prometen el cuarto.

Para el contrabajista, las canciones tienen la capacidad de hacerte pasar por distintos estados de ánimo "te pueden emocionar, causar dolor o pena, te iluminan o te ponen eufórico... uno siente vibración, intensidad, algo que en la vida cotidiana no siempre aparece". Por eso, en los conciertos ellos intentan generar esos movimientos ondulantes que le hacen recorrer al público todos los estados de ánimo.

En sus shows, la improvisación es un arma al que le echan mano seguido, "Nos permite no estancarnos en tocar siempre lo mismo, nos divierte y nos mantiene alertas. Así, no podés ponerte en piloto automático nunca", explica Luciano. Y lo mismo pasa con el público, que siempre disfruta de nuevas sutilezas, nuevos arreglos y creaciones espontáneas de la banda.