Una murga rumbo al más allá

Se definen como porteños, cósmicos, rioplatenses y experimentales. Su música los muestra crudos, llenos de improvisaciones y con un poco de excentricidad.
Lo estructurados que aparentan ante la mini cámara de Ciudad.com desentona con su desestructurada música. Mezclas, improvisaciones, experimentos, sonidos porteños, rioplatenses y un toque cósmico parecerían ser la respuesta a su música.

1000 hongos parece salido de una cajita de música donde se escucha murga, zamba, candombe, vidala y milonga. Es justamente la milonga la razón del nombre, que un principio fue milongo, su masculino, para terminar en su nombre actual.

Su primer disco, Hermanos Cósmicos, es el resultado de dos años de trabajo que busca ser un viaje en el tiempo de la composición de las canciones. "Tiene una fuerte presencia la apuesta teatral en cuanto a cómo la música entra, viene y se va. Es un reflejo de los shows que hicimos en vivo el año pasado", cuenta Mariano (saxo y flauta). "Cuando nos juntamos estuvimos trabajando durante un año improvisaciones que fueron saliendo naturalmente composiciones y lo juntamos con algunas cosas que ya estaban armadas y así salieron los temas", explica Gerardo (batería y objetos).

1000 Hongos va a estar presentáronse el 28 de septiembre en el Espacio Ecléctico, donde mostrarán sus canciones. "Intentamos que siempre haya una dosis de riesgo en los shows. Con actitudes y no sólo la música o el tema en sí. Siempre puede haber un giro que revitalice una pieza, habría que reformular el concepto de improvisación. Nosotros lo vemos cómo algo que se puede manejar espontáneamente, tiene que ver más con una actitud", sentencia Mariano.