El hombre de los mil y un ritmos

El músico brasilero llega a la Argentina trayendo en su equipaje una fantástica e inconfundible mezcla de ritmos, poesía y buen humor. Toca en Niceto.
Su nombre de bautismo es José de Ribamar, pero su íntima relación con los caramelos lo hicieron Zeca Baleiro. Zeca -el apodo de José- y Baleiro por las "balas", como son conocidos los caramelos en Brasil. Algo así como "Juan kioskero", si hubiera nacido en tierras argentinas. Golosinas de lado, el fuerte de Baleiro siempre fue la música. Sin embargo se aventuró -sin éxito- al mundo de los negocios, llevando al quiebre a un pequeño kiosco de dulces. "Soy un pésimo comerciante", confiesa.

Para suerte de todos, Baleiro no se hizo famoso por los dulces, sino por la música, que tendremos la oportunidad de conocer el miércoles, 26 de septiembre, en su única presentación en Niceto Club.

Baleiro es un artista premiado. Además de los 700 mil CD s que ya vendió en 10 años de carrera, acumula cinco discos de oro, dos nominaciones al Grammy Latino y diversos premios en el escenario musical brasileño. La diversidad de sonidos tan característica de Brasil está presente en toda su obra. Tan difícil es definir su música que nadie se atreve a preguntarle a qué género pertenece. "Mi música es diversa, promiscua, pop", resume, dejando de lado cualquier tipo de rótulo.

El cantante empezó su carrera en 1991, cuando tocaba y cantaba en pequeños bares de San Pablo. Recién llegado de Maranhão, su provincia natal, Baleiro hacía lo que podía para sobrevivir en la selva metropolitana de una de las mayores ciudades del mundo. Como todo peregrino que sigue el camino norte-sur, buscando nuevas oportunidades, Baleiro peleó hasta lograr ingresar en el universo artístico que tanto buscaba.

El primer éxito fue en 1997, en la aparición en un especial de MTV en homenaje a Gal Costa. Había acabado de lanzar su primer disco "Por Onde Andará Stephen Fry?", trabajo que mezcla los ritmos regionales de Maranhão, de fuerte influencia africana, con trazos psicodélicos del movimiento tropicalista y, incluso, el heavy metal. El disco lo catapultó a la fama con diversos premios nacionales.

La última apuesta del ex vendedor de caramelos es un sello discográfico, llamado Saravá (palabra de origen africano que significa "viva"), lanzado en 2005 y en sociedad con su amiga y empresaria Rossana Decelso. El sello es la fuente de lanzamientos de los proyectos de Baleiro que incluye, además de sus propias composiciones, trabajos de artistas regionales de otras épocas, poco conocidos en el circuito comercial de la música brasileña.

¿Cuáles fueron los descubrimientos de Saravá en la música brasileña fuera del circuito comercial?
Estamos lanzando en octubre dos compositores octogenarios, tradicionales de mi provincia natal, Maranhão. Uno de ellos, Lopes Bogéa, falleció y dejó una obra fantástica. El otro se llama Antonio Vieira, tiene 87 años y está en plena actividad. ¡Una especie de Buena Vista local!

¿Cuál es el balance económico de la empresa? ¿Comprobaron que vale la pena invertir en el arte independiente?
Todavía es una inversión, un proyecto apasionado, pero es una empresa, y por eso tenemos que dar atención a su funcionamiento económico, sino quebraremos. Pero estoy seguro que tendremos retorno.

¿Crees que la música independiente de Brasil podría tener más espacio fuera de Brasil?
Hay mucho espacio para la música independiente en Brasil, lo que falta es poder de compra para el público brasileño. Los artistas que son pocos conocidos en Brasil es porque muchas veces tienen más intereses en lanzarse en el exterior.

¿Cuándo sale tu próximo CD?
Pretendo hacer un nuevo disco a principios de 2008. Quiero hacer algo bastante divertido y bien humorado. También tengo un proyecto para hacer un disco infantil. Tengo que grabarlo el próximo año, con la participación de varios artistas - Pato Fu, Frejat, Moska, Chico César, Ceumar, quizás Tomzé, y muchos invitados. Compongo para chicos hace mucho tiempo. Hice varias bandas sonoras para teatro infantil y acumulé un gran repertorio: ahora es el momento de registrarlo.

¿Cómo evaluarías la evolución de tu carrera en estos diez años?
Todo paso como debería pasar, de manera lenta y gradual. Nunca tuve un éxito meteórico pero consolidé mi trabajo año tras año y hoy tengo a un público fiel, cautivo, en todo el país. Los discos revelan también un crecimiento artístico, como tiene que ser.

¿Cuáles son tus expectativas en relación al público argentino en esta primera presentación en el país?
La expectativa es grande. Siempre es un desafío tocar en un nuevo país, con otra cultura, con sus particularidades. Lo que sé de los argentinos, además de su amor por el fútbol, es que son muy musicales y tienen mucha curiosidad por la música brasileña. Espero que sea el primero de muchos conciertos.

De todos los países en donde estuviste, ¿cuáles fueron los inolvidables?
Me gusta mucho Portugal, tengo una gran afinidad con ese país. Toqué dos veces en África y fueron experiencias que me impresionaron mucho. Cabo Verde y Angola son países de música muy intensa y seductora, a pesar de tanta pobreza y graves problemas políticos.

Sos un artista que detesta los rótulos, pero si tuvieras que definir tu música ¿cómo la definirías?
Diversa, promiscua, pop.

¿Cuál será el futuro de la música con las nuevas tecnologías?
Quiero ofrecer en mi sitio web canciones del próximo disco, algunas gratis. Creo que tiene que haber un mayor intercambio entre el público y el artista a través de las nuevas tecnologías. La industria fonográfica siempre tuvo grandes ganancias con la música, y los fanáticos y amantes de la música siempre tuvieron que pagar el precio. Ahora llegó el momento de cambiar esta realidad.

¿Cuáles son tus hobbies?
Me encanta el fútbol y el cine. También me encanta cocinar y soy un muy buen cocinero si me permiten la inmodestia.

¿Te gusta recibir premios?
A veces sí, a veces no. Sin demagogia el mejor premio es el reconocimiento del público.

Tu sello discográfico viene lanzando varios artistas brasileños desconocidos dentro del circuito musical, ¿cómo es el proceso de selección?
Son discos de acervo, de valor más histórico. Nuestra propuesta no es lanzar nuevos artistas, sino recuperar un poco la memoria de la música brasileña. Siguiendo esta línea, ya lanzamos un disco inédito de un gran cantautor, Sérgio Sampaio, muerto en 1994, y un disco de poemas de Hilda Hilst, una de las más importantes poetas brasileñas, lamentablemente más conocida -y publicada- en Europa que en Brasil. Musicalicé los poemas que fueron interpretados por varias cantantes, entre ellas Zélia Duncan, Maria Bethânia y Mônica Salmaso.

Ya dijiste que te gusta el fútbol, entonces es inevitable: ¿Pelé o Maradona?
Por favor, no me dejes mal con mi futuro público argentino, tengo ambiciones de volver más veces a ese país ¿Que tal Di Stéfano?



Zeca Baleiro
Niceto Club
Fecha: miércoles, 26 de septiembre
Horario: 21hs