Es un trabajo duro, pero alguien tiene que hacerlo

Un estudio asegura que los rockeros tienen mayores posibilidades de morir más jóvenes que el resto de la gente. La base del estudio, más de mil astros de rock, punk, rap, R&B, música electrónica y new age.

Vivir y morir para el rock and roll siempre fue una tentación en la que muchos músicos cayeron. Quizás por su culpa, es que ahora el rock ve cómo su estilo de vida quedó en tela de juicio. Una investigación elaborada por la Universidad John Moores de Liverpool, en donde se estudiaron a estrellas del rock y del pop americano e inglés, demostró que estas tienen más del doble de probabilidades de morir antes que los ciudadanos comunes de la misma edad.

Los científicos analizaron a 1.064 astros de la música de la lista de los 1.000 discos de todos los tiempos. Para cruzar los resultados, se comparó la edad de cada artista en el momento de su muerte con las de ciudadanos europeos y estadounidenses con antecedentes similares, mismo sexo y origen étnico.

En declaraciones a la agencia AP, el líder del estudio, Mark Bellis, dijo que su investigación mostró que el estereotipo de la estrella de rock es cierto, que el uso de drogas con fines recreativos y las fiestas llenas de alcohol tienen su precio. El promedio de edad de muerte fue de 42 años para los artistas estadounidenses y de 35 para los ingleses. Según las Naciones Unidas, el promedio de expectativa de vida en Gran Bretaña es de unos 79 años mientras que el de Estados Unidos es de 78.

La investigación demostró que el uso extremo de drogas y alcohol ocasionaron una de cada cuatro muertes. La escalera a la fama de los músicos parece ser peligrosa: durante los primeros años de exposición tanto los músicos británicos como los estadounidenses son tres veces más propensos a morir que la persona promedio.

Una estrella del Reino Unido que vive 25 años después de llegar al éxito, alcanza una tasa de mortalidad similar a la de su público. Pero en Estados unidos no pasa lo mismo, sino que siguen muriendo aún en mayor cantidad. Bellis explicó que una de las razones puede ser la situación de pobreza y la falta de servicios de salud pública ante esa situación.

¡Pero ojo! Todavía queda algo de esperanza: según Francis Keaney, experto en tratamiento de adicciones del Instituto de Psiquiatría de la Universidad de King en Londres, explicó que las tasas de mortalidad probablemente bajen en el futuro ya que la gente está mejor educada sobre el abuso de drogas y alcohol que en el pasado.