Haití Hardcore

Guille, el cantante de Eterna Inocencia, adelanta cómo será el clip que estrenan el viernes y el sábado en el Salón Pueyrredón. Una buena oportunidad para redescubrir al hardcore local.
Con casi diez años en la historia de la movida under argentina, los chicos de Eterna Inocencia siguen resistiendo. Pasaron historias, dejaron integrantes en el camino y se fortalecieron: con once discos en el camino, el último marcado por la tragedia de Cromañón (La resistencia), les enseñó cómo encontrar su rumbo en la jungla del hardcore-punk.

¿Cuál va a ser la temática de Haití?
Nos llamó mucho la atención que Haití fue el primer país independiente de América Latina. Tiene una historia muy particular, interesante y se intentó remarcar la desidia y la desesperanza. El resto lo va diciendo la letra. Emmanuel (Pascual, que ideó el video) quiso captar la sensibilidad del grupo y eso es lo importante. Nos cuesta mucho posar y demás.

Además van a presentar un DVD con la gira por Paraná ¿Cómo surgió filmar a la banda de entrecasa?
Gracias a un amigo que propuso ir mostrándonos de a poco. Nos pareció que la idea iba para adelante y nos fue filmando por 48hs. Nosotros no lo hubiéramos pensado porque nos cuesta mucho reconciliarnos con la imagen; pero a la vez como la imagen depende cada vez más de la música, hay que sumar apreciaciones estéticas.

¿Sentís que la postura ideológica de Eterna Inocencia está muy influida por tu profesión (Guille es profesor de historia y sabe mucho del tema)?
La postura de Eterna es general. Lo concedimos desde muy chicos y después cada uno fue resolviendo su vida de esa manera, cada uno se planteó una meta. Y después tiene que ver con cómo manejamos la banda, invertimos todo el dinero que entra en todos, compramos instrumentos para cada integrante. En el grupo todo es de todos, y eso es un arrastre de lo que hacíamos cuando éramos más chicos.

¿Cómo se toman tus alumnos tu carrera musical? Hace dos semanas tocaron cerca de tu escuela y muchos chicos de tu clase fueron a verte
Hay un montón de pibes que ni saben que tengo una banda. Los que se enteran tienen que correr un velo de prejuicios re grande. Mis alumnos ven cómo se equilibra la cosa, que hasta las seis de la tarde soy Guillermo el profesor de historia, y de seis en adelante soy Guille, y toco en Eterna Inocencia. A mi me rompe la cabeza, y pienso que si hubiera tenido un profesor así sé que hubiera sido muy fuerte. Los chicos que vinieron a verme no lo podían creer.

Parece una educación extra...
Los discos, los libros, la buena onda, la música que seleccionamos para que los pibes escuchen y no coman el vidrio de MTV todo el día, es ir educando también ahí. Después de 15 años de tocar, esto es otra cosa: les mostras que podes rockear y que también podes tener cultura. Nosotros no tenemos el objetivo de sexo, droga y rock and roll, ese es otro mambo.