Acto de presencia

A un mes de lanzar su sexto disco "Sueños del hombre despierto", el cantautor español termina de rodar en Buenos Aires las últimas escenas de "El hombre que corría tras el viento", película que co-guionó y que protagoniza junto a Jazmín Stuart, Bárbara Lombardo y Pasta Dioguardi.
Escena 1. Barrio Chino, en Belgrano. La madrugada escarcha la piel y la nieve amenaza con volver a vestir de blanco las calles. Los comensales trasnochados de los restaurantes de la zona pagan la cuenta y las persianas comienzan a bajarse. Todas, menos una: la del local que servirá de escenario para la última escena del rodaje de El hombre que corría tras el viento, película co-guionada y protagonizada por el cantautor español Ismael Serrano. Corte.

Escena 2. En la oscuridad de la calle Arribeños al 2100, Ismael camina junto a Pasta Dioguardi, co-protagonista del filme. Se detiene frente al local gastronómico y acurrucando sus manos en los bolsillos de la campera verde, saluda al grupo que lo espera para comenzar a imprimir en celuloide la Historia de la Dulce Carola, narranción que impulsado por el realizador Juan Pablo Martínez, decidió llevar a la pantalla grande. "Y, ¿qué tal? ¿han descansado?", pregunta con tono simpaticón. Después de un mes de intenso trabajo, la trouppe está agotada. Corte.

Escena 3. Isamel se sienta en la cama del motorhome. Ya resguardado de las bajas temperaturas dice que todo comenzó con una historia que contaba entre canción y canción en la grabación de un disco en vivo en Madrid. "Un día apareció Juan Pablo Martínez proponiéndome escribir el guión. Esto fue como dos años atrás. Medio en broma, le dije que por qué no me dejaba participar en el casting. Y lo que empezó como una broma se fue poniendo serio. Recuerdo la primera escena que filmamos: apenas Juan Pablo dijo "corte", yo le avise que todavía estaba a tiempo de buscar a un protagonista, pero él me dijo que siguiéramos para adelante", cuenta.

El plan de filmación está llegando a la última hoja y la nostalgia ya flota en el aire. "La verdad es que la estoy pasando de puta madre. Se acerca el fin del rodaje y yo lo único que pienso es en quién me quita lo bailado, aunque siento esa tristeza que viene después del parto". The end.