Cosecharás tu siembra

Apadrinados por Gustavo Santaolalla, el grupo de folclore rockero lanza su primer disco, coproducido por Pablo Romero y Eduardo Schmidt, ex voz de Árbol.

Aunque lo diga en voz bajita y con cierta timidez, Camilo, el percusionista de Semilla, lleva en su DNI el apellido Carabajal. Bárbara Palacios, la voz del grupo, ni se acuerda cuándo bailó por primera vez una chacarera porque era demasiado chiquita. Su mamá era música y amiga de Farías Gómez, Peteco y mucha otras celebridades que armaban peñas en su propia casa. Leandro Bulacios, tecladista y bajista, es hijo de un Tucu Tucu. En pocas palabras, todos, incluido el bajista Gabriel Rocca y el guitarrista Juan Caballero, escuchan folclore desde la cuna.

Cuando se juntaron en 2001, el rock y el asfalto se filtraron en sus composiciones. "Si escuchás La Peñera te das cuenta que no lo escribió una persona del campo, sino una chica que tiene una mezcla entre el boliche y la peña. Tenemos una visión urbana pero siempre cuidamos y respetamos lo originario de nuestro pueblo y eso es lo interesante", comenta Bárbara. 

A seis años de empezar, Semilla acaba de lanzar su primer disco. Crearlo fue toda una odisea, que incluyó la participación de grandes músicos nacionales como León Gieco, que les prestó el estudio para grabar su demo. Después, Pablo Romero y Eduardo Schmidt (ex voz de Árbol), se ofrecieron para producirlo. Y, finalmente,  el codiciado productor Gustavo Santaolalla,  que al escuchar sus canciones los llamó para decirles que quería trabajar con ellos. "Desde un principio, queríamos laburar con Gustavo pero no nos animábamos a llamarlo. Su música nos marcó y sentimos que hay una cosa en común porque él hizo la misma búsqueda que hicimos nosotros", explican.

Mientras esperan la presentación oficial que se merecen después de tanto esfuerzo, todos los domingos convidan de su semillero acústico en La Catedral (Sarmiento 4006), donde dan clases de danza, de bombo, de guitarra criolla y un pequeño recital. Además, un viernes al mes hacen la versión eléctrica en el ex Teatro Arlequines.