Ricos y famosos... y asaltados

Los ricos y famosos de Los Angeles no logran detener a un escuadrón de ladrones que incursionaron en unas 50 casas y lograron llevarse 7 millones de dólares en efectivo, libros raros y joyas.

Los ricos y famosos de Los Angeles protegen sus mansiones con muros altos, cámaras de seguridad y alarmas sofisticadas. Pero no lograron detener a un pequeño grupo de ladrones que incursionaron en unas 50 casas en el último año y lograron llevarse aproximadamente 7 millones de dólares en efectivo, libros raros y joyas. Hay un robo en Los Angeles cada 15 minutos. Pero la mayoría de ellos son oportunistas, por lo general drogadictos que se meten por puertas y ventanas abiertas.

Los que se producen en las zonas exclusivas de Los Angeles son diferentes. La policía describió a los ladrones como "profesionales". Un consejal los calificó de "una ola de delitos de dos hombres". Hasta el momento no dejaron ninguna pista importante: ni huellas digitales, ni ADN, ni alarmas que se disparen. Y aparentemente se han disciplinado lo suficiente como para no vender ninguna de las joyas u otros objetos rastreables a través de los canales habituales. La policía dice que, hasta donde se sabe, ninguno de ellos todavía apareció en el mercado negro.

La policía hasta el momento se negó a proporcionar detalles de cómo los dos hombres –posiblemente tres- lograron ingresar a las viviendas con tanto éxito y con tanta frecuencia. Los hombres, que llevan máscaras de esquí y ropa negra, son muy rápidos.
Se concentraron únicamente en los distritos exclusivos como Encino, Beverly Hills y Bel-Air. Las víctimas incluyen celebridades, figuras deportivas y empresarios. El teniente Ray Lombardo, un detective de Los Angeles, le dijo al diario Los Angeles Times: "Es un ambiente de gente rica en las colinas y estos tipos lo conocen y están familiarizados con las casas y la zona. Odio decirlo, pero son profesionales. No son oportunistas". Y agregó: "Se llevan efectivo y joyas y dejan atrás armas y relojes valiosos. Saben lo que están buscando".
Jack Weiss, un consejal que representa una de las zonas que han sido atacadas, dijo: "Estos tipos son una ola de crimen de dos hombres. Son artistas de los ataques rápidos. Son claramente sofisticados".

La policía se negó oficialmente a identificar a las víctimas. Pero éstas incluyen al guitarrista de Duran Duran, John Taylor y a su esposa, Gela Nash-Taylor, presidente de la firma Juicy Couture; al basquetbolista Cuttino Mobley; a las estrellas de la música country Tim McGraw y Faith Hill; a la ex directora de Paramount Pictures, Sherry Lansing, y a su marido, el director galardonado con el Oscar William Friedkin.

Mientras que la policía se negó a brindar detalles, un oficial dijo que los ladrones se habían trepado por una ventana en el segundo piso en uno de los robos, evadiendo así el sistema de alarma y, en otro, habían utilizado un ladrillo para romper las puertas de vidrio corredizas del patio, aunque es allí donde normalmente se instalan las alarmas. Mucha gente con alarmas se olvidan de conectarlas cuando se van. Los robos normalmente tienen lugar por la noche o durante los fines de semana, cuando los residentes no están. La policía ha visto fotos de una cámara de seguridad que muestra a dos hombres musculosos sin máscaras. La policía calcula que los hombres tienen entre 25 y 30 años. Hubo una plaga similar de robos hace cuatro años, pero no se detuvo a nadie. En ese equipo, según la policía, había unas cinco personas.