Tras la pista musical

El padre del pampas reggae entrevista a sus colegas latinoamericanos para la segunda temporada de su programa de TV. Además, anticipa su próximo disco, "Nómade". Óyelo.

Sin cadenas se puso a andar. Primero por las rutas argentinas, a la caza de talentos escondidos en pueblitos del interior para poder mostrarlos a nivel nacional a través de la pantalla de MP3, el programa que conduce los sábados a las 21 hs. por Canal 7. El plan originario consistía únicamente en una sola temporada, pero el trip musical por ritmos, como el folclore o la chacarera, guiado por el padre del reggae local, resultó más interesante de lo esperado. Y la gira se extendió a toda Latinoamérica. Los capítulos, además, se duplicaron a 26.

Para la primera emisión, el ex líder de Los Pericos cruzó el charco y desembarcó en Uruguay. En tierras charrúas se dio el lujo de entrevistar a Mario Benedetti, a NTVG y al "rockero" Jaime Ross. Ahora, en el mediodía palermitano, sentado en el sillón blanco de la oficina del productor Luciano Olivera, Fernando Hortal (o sea, el Bahiano) anticipa que las próximas estaciones serán Chile, Paraguay, México, Colombia y Bolivia. Después, los destinos más esperados: Brasil y Cuba, cuyas perlitas serán Silvio Rodríguez y Pablo Milanés, entre otros próceres isleños.

¿Seguirá el viaje por otros continentes? Tiempo al tiempo. "Por ahora no puedo adelantar nada porque de América Latina todavía nos queda muchísimo. Por ejemplo, de Cuba vamos a presentar cinco o seis episodios porque los cubanos son músicos muy eruditos, tienen escuelas impecables. Creo que nos están faltando muchos capítulos para plantear una tercera temporada. De todas maneras supongo que, básicamente, podría ser un recorrido por los pueblos más chiquitos, porque hasta ahora fuimos a las capitales", conjetura.

Entre parada y parada, el Bahiano también compone lo que será su segundo disco solista, Nómade (sucesor de BH+, editado en 2005). Para el lanzamiento habrá que esperar hasta fin de año o comienzos de 2008. "Ahora estoy en la etapa del ida y vuelta con la discográfica, orientándome, viendo el terreno y calculando el lanzamiento. Todo depende de cuándo esté al 100% para entrar a grabar. Es difícil encontrar el equilibrio entre los viajes y estar armando un disco. Y un disco es un disco y hay que hacerlo bien porque queda. Es un documento", dice. Y rápidamente se corrige: "Los programas también son documentos, pero digamos que yo soy más cantante que conductor". También, avisa que pese a que después de MP3 tiene la cabeza mucho más abierta, no dará un giro radical en el rumbo que viene transitando desde hace dos décadas. "Tengo una identidad musical muy marcada, incorporar otros ritmos sería un cambio muy drástico tanto para el público como para mí", asegura.