El más raro baila mejor

El ciclo de fiestas que reúne al underground más freak reabre con el hip hop de Dante Spinetta y entrada gratuita. Aquí, su creador explica de qué se trata.
"La fórmula que se basa únicamente en música y tragos aburrió. No es suficiente. La gente es exigente y quiere ver y sentir cosas nuevas". De esta forma, Sebastián Guajardo intenta explicar una de las razones para insistir una vez más con su Club Namunkurá. Es que luego de estar apartada de las agendas del underground local, el ciclo de fiestas vuelve hoy, a las 24 horas, con una fuerte propuesta. Se prevé la participación de Dante Spinetta como DJ, y como siempre... una amplia fauna de freaks aportándole color a la noche.

¿Cómo definís al Club Namunkurá?
Club Namunkurá es una fiesta en una discoteca, a la que por el momento hay que seguirle el rastro ya que es medio nómade, pero que cuando se hace reúne a toda la fauna de la noche, algunos curiosos y a toda persona con ganas de bailar, de pasarla bien y conocer estilos de vida distintos a los propios. 

¿Qué actividades hay durante la fiesta? 
En Club Namunkurá ofrecemos desde performances vivientes como son nuestras drag queens o b-boys hasta un strip tease al viejo estilo del burlesque. Además contamos con una suspensión, que es una persona colgada de ganchos en la carne, puestos por piercings. Y a veces hay concursos de montados (personas con producciones muy exóticas). El que tiene el mejor look se lleva premios y la admiración de todos o demostraciones de bondage por enumerar alguna que otra cosa. 

En cuanto a la música, ¿qué proponen para hoy?
Vamos a hacer hincapié en el house, con toques de disco, funk y algún bloque de hip hop. Y lo más fuerte para hoy será la el show de Dante Spinetta como DJ. 

Si soy una persona que nunca fue, ¿con qué me voy a topar?
Con todas las variantes habidas y por haber: travestis, drag queens, tatuadores y tatuados, crossdressers (personas que sin ser necesariamente gays, gustan de vestirse con ropa del sexo opuesto en ciertas ocasiones), estrellas porno, raperos, rockeros, chicas hermosas, modelos top, gente del hardcore, straight edge, rockabillys y algún que otro famoso que le huye a los flashes... 

¿Y cómo interactúan entre sí estos freaks?
Ya se conocen porque vienen compartiendo espacios desde hace ya un buen tiempo, y los que son de la nueva generación llegan y se educan un poco. Son el alma de la fiesta y los que hacen que el resto de la gente se arengue y que la pista de baile explote.

¿Cómo reclutas a la fauna urbana que participa de la fiesta?
A veces cuando necesito nuevos freaks voy a buscarlos por dónde sea. Siento una admiración total por ellos y por la resignificación que le dan al cuerpo. Por otra parte, a mí me gustan las personas que viven de esa manera, no me interesa ir a una fiesta en la cual unos estudiantes de teatro se disfrazan vaya a saber uno de qué, como si la gente fuese tonta y se lo creyera.

¿Cómo se te ocurrió hacer algo de este tipo?
En 2005 nos juntamos a charlar con Ariel Barbett, mi socio en este proyecto. Veníamos de la generación que se crió en el Ave Porco, El Dorado, Morocco y las Underground Park, entre otros. Una época de mucha creatividad y fiesta de la buena. Todo lo que hicimos fue convocar amigos... 

¡Y qué amigos!
(Risas) Claro. Como podrás ver, mis amigos no son gente muy estructurada. 

Pero, ¿cuál es la necesidad de unir tantos "estilos" en una fiesta?
Es una necesidad personal. Y uno de los miedos que tuvieron casi todos los dueños de las discotecas en las que estuvimos. Pero cuando vos mostrás algo desde el respeto y la apertura mental la gente lo entiende, y el que no lo comprende simplemente va a otro lado porque evidentemente no es un lugar para él. Aparte eso de ver a otro con la misma remera que vos tenés puesta es lo peor del mundo. 

¿Por qué cerró?
Cerró porque el local donde trabajábamos no tenía nada en regla. Es un lugar fabuloso pero no es propiedad de un empresario ni nada parecido. En esta suerte de caza de brujas que se dio en la noche y el rock, caímos en la volteada. Por eso ahora únicamente trabajaremos en lugares con todos los asuntos en orden. El público se tiene que ir cuando quiere y no cuando la municipalidad te lo ordena. Al fin y al cabo estamos bailando... no me parece tan grave.




Club Namunkurá, viernes 13 de julio, 24 hs., Alvarez Thomas 1319. Gratis.