Diplomacia beat

El chileno llegó para presentar su último disco, Hungría . A una semana de lanzarlo, el embajador de ese país quiso conocerlo: "Se armó una relación bien interesante", cuenta el trovador que a la guitarra acústica le sumó un 60% de pop para componer canciones inspiradas en el cine y en sus amigos. "Ya es aburrido hablar de uno mismo", declara. Escuchalo y espiá el encuentro con un ex compañero de colegio en la terraza del hotel donde se aloja.


De Gepe, nacido en Chile como Daniel Riveros, se dijo que sería el sucesor de Violeta Parra, que era la renovación del folclore trasandino en clave electro, incluso antes que él se enterara. Porque su música, que de casualidad comenzó a editar en 2004 en su ep 5X5 sí había visitado esa manera de tocar y "especialmente la tonada chilena", inconfundible en Namás y La enfermedad de los ojos , dos temas de Gepinto (2005), pero va mucho más allá.

En su universo creativo el folclore convive con el retro-pop de las remeras que usa, la admiración por Eduardo Mateo, su guitarra acústica pero también los teclados y sinthes que usa con sus amigos chilenos -entre ellos Javiera Mena-; pero también argentinos: Coiffeur, Diosque y los Djs Pareja. El resultado es más que evidente en Hungría (2007) su último disco recién editado en Chile y también en la Argentina, que ahora vino a presentar.