"Si no lo entendés, el dub puede ser aburrido"

Son ocho músicos de bandas como Resistencia Suburbana, Dancing Mood y Sinsemilla, que paralelamente formaron un grupo de dub roots. Mientras presentan su primer disco grabado en vivo, producen el próximo, que saldrá en un mes y será de estudio.
A fines de 2004 Gustavo Estévez, bajista de Sinsemilla, Walter Araña Arricau, baterista de Dancing Mood y Damián Rocha de Smocking Flamingo tocaron juntos en la Spiritual Reggae Band. Impulsados por sus ganas de dedicarse exclusivamente al dub, género que nació en Jamaica a finales de los 70s, se abrieron del proyecto y fundaron Humanidub. Después, se sumaron Cuchu Duarte de Resistencia Suburbana en nyahbinghi, Sebastián HeManIDub de Urgente María en melódica, Guillermo Zarate en percusión, Juan Pedro Oholeguy en teclados y Ricardo Panizza en guitarras.

-¿Por qué el dub sigue teniendo un público tan reducido a nivel local?
Es para gente netamente reggera, porque se trata de escuchar los sonidos y al que no le gusta o no lo entiende puede resultarle aburrido. Nosotros transmitimos poesía desde otro lugar, con distintos ritmos, con algunos efectos o proyectando imágenes psicodélicas que se relacionan con el tema. Por eso creo que no tiene tanta llegada al público como el formato estándar de banda de reggae, con un cantante transmitiendo poesía a través de su voz. Además porque acá no hay bandas de dub. Se acerca, tal vez, Natty Combo, aunque con un estilo más moderno o cool.

-La masividad que alcanzaron bandas como Easy Star All Stars , ¿sirvió para preparar el oído de la gente?
En un punto ayuda porque tiene una parte dub en "Dub side of the moon", pero también confunde porque no lo venden como un show de dub. Al menos, sirve para que la gente empiece a escuchar otro formato de reggae, porque hay solo tres ramas que son conocidas en el país: el reggaetón, el raggamuffin y el melódico. El dub es la que faltaba.

- Al ser parte de otras bandas, ¿les resulta muy complicado encontrar tiempo para dedicarle a Humanidub?
Juega un poco en contra porque no es posible organizar algo fijo. Pero pusimos mucha energía porque más allá de ser un grupo, somos amigos y nos sentimos como una familia. Cada ensayo es una ceremonia, cenamos, nos quedamos charlando. Por eso le pusimos Humanidub, para plasmar la experiencia que representaba este proyecto para nosotros.