Cuestión de piel(es)

Invitados por la organización ambiental AnimaNaturalis, la dupla de actores vegetarianos Marcela Kloosterboer y Gastón Pauls se plantaron hoy en el Obelisco a protestar contra el uso de animales como abrigo.
El Obelisco, centro de penas y glorias porteñas, anoche fue el punto de encuentro de los hinchas de Boca para celebrar la sexta Copa Libertadores. Esta mañana fue lugar de protesta de los empleados telefónicos que reclamaban un aumento salarial. Y apenas unos minutos después, cuando el sonido de los bombos ya era lejano, los ambientalistas lo utilizaron como escenario para realizar una performance en contra del uso de los animales como vestimenta.

En ropa interior y rociados con sangre artificial, una docena de voluntarios se recostaron sobre el piso de Cerrito y Diagonal Norte simulando ser cadáveres despellejados con el fin de captar la atención de los medios y de los peatones. Un acto de econudismo que, pese a que en varios países europeos se vienen llevando a cabo desde hace décadas, es la primera vez que se realiza en Argentina. AnimaNaturalis fue la asociación ecológica que decidió importar la medida. Para eso, convocó a Gastón Pauls y a Marcela Kloosterboer.

"Lo único que puedo decir es que abran los ojos al dolor y a la muerte porque lo que se están poniendo tal vez queda mejor que otras cosas, pero es mejor vestir vida que muerte. Yo trato de no usar nada que tenga algo animal, ni siquiera cuero. Pero en el caso de las pieles, es un lujo que deja de tener sentido si detrás hay muerte, sangre y dolor", comentó Pauls a Ciudad.com.

Su colega Kloosterboer, agregó: "Nuestro objetivo es concientizar a la gente que usa abrigos del sufrimiento animal y, puntualmente, de cómo es la muerte porque a lo mejor no saben que se necesitan 120 chinchillas para hacer un tapado, que 384 mil animales mueren electrocutados por vía anal o que son asfixiados con gas. En el caso de los animales salvajes caen en trampas y los dejan colgando desangrándose para que nada más se lastimen las patas. Me parece demasiado cruel y demasiado sufrimiento hacia un animal".

Ambos actores acaban de ser premiados por la organización por su condición de vegetarianos. "Nos quejamos de la violencia cotidiana, de la muertes de las bombas, de los chicos que mueren en Irak, pero esa es la misma violencia con la que colaboramos día a día al matar animales para comer o para usar como vestimenta. La tierra nos provee desde su vientre todo lo que necesitamos para vivir. Mucha gente dice que si dejás de comer carne estás mal alimentado. Yo hace 14 años que no como y vivo. Seguramente los que deciden las guerras comen carne, no creo que Bush sea vegetariano. Cuanto menos violencia generemos, menos violencia va a haber en el mundo", sentenció Pauls.