El que quiere celeste... Cid

En España están utilizando la premisa de jugar con los conocimientos adquiridos ¿Cómo? El nuevo video juego del Cid Campeador es la base de un concurso en el que podrán participar colegios secundarios de ocho provincias pertenecientes al Camino del Cid. Conocer el Cantar de mío Cid (un anónimo que relata hazañas heroicas del caballero) será fundamental.
Ya sabemos que el título de la nota nada tiene que ver con el tema, pero fue imposible resistirse a la tentación. Para los que vivimos en Buenos Aires y pensamos que el Cid Campeador es sólo un monumento que queda en el centro geográfico de la ciudad, llegan noticias desde España. Resulta que Rodrigo Díaz de Vivar no es ni un jugador de fútbol ni un artista de telenovela, sino que fue el famoso en cuestión, quien dominó prácticamente todo el oriente de la Península Ibérica a finales del siglo XI (llamado ahora el camino del Cid). Además, fue una figura legendaria en la llamada reconquista española.

Este caballero del medioevo ahora es fuente de inspiración de un concurso escolar interactivo. El consorcio del Camino del Cid lanzó 10 mil unidades de este juego de mismo nombre. El gerente del Consorcio, Alberto Luque, explicó en declaraciones en la Web que se trata de un juego "innovador y de carácter lúdico", que para ganar exige conocer el Cantar de Mío Cid. La idea es que además de promocionar la ruta cidiana, sirva de base para un concurso en el que participarán alumnos de escuelas secundarias de la provincias Burgos, Soria, Guadalajara, Zaragoza, Teruel, Castellón, Valencia y Alicante.

Un profesor deberá ser el encargado de anotar a los equipos en el concurso, que cierra los cupos el 30 de septiembre. El videojuego "El Camino del Cid" se basa en la estrategia, el azar y conocimientos históricos y literarios. En el recorrido del juego, se encontrarán poblaciones cristianas y musulmanas de la Edad Media, con las que se deberá pactar y negociar, además de resolver enigmas y superar pruebas (como un político moderno) Luque señaló que es un juego de estrategia, azar y conocimientos del Cid, y que "de nada sirve conquistar muchas poblaciones si luego no se puede mantenerlas".

Se lo hacen fácil ya que el videojuego es gratuito para los centros escolares y se retiran en las sedes del Consorcio. Los puntos obtenidos tras cada partida se registrarán automáticamente en la web y habrá un equipo de cada provincia que llegue a jugar la final en Zaragoza. La idea no parece mala, porque resulta una manera distinta de inculcar las raíces y no le falta ese gustito de la competencia intercolegial, contra colegios vecinos. ¿Y si hacemos uno de San Martín y el cruce de los Andes? Así los pibes del Ingeniero Huergo e Hipólito Vieytes de Caballito dejan de salir en la tele...