O milagro mais tecno do mundo

Frei Galvao, el primer santo de la Iglesia católica nacido en Brasil, concedió el único milagro a través de Internet, según lo afirmaron sus fieles. ¿Se viene el chat directo con Dios?...
Para muchas mujeres que San Antonio les mande un novio es más que un milagro. Sin embargo, para una brasileña de 41 años residente en Tennessee (EE.UU.), que los santos le cumplan su deseo no es difícil: lo hacen a través de Internet. Por lo menos así lo informó el portal dedicado a Frei Galvao, que cuenta que la mujer escribió una carta al museo Sao Frei Galvao en Guaratinguetá, narrando su caso.

Al parecer, la mujer se curó milagrosamente luego de rezar las oraciones que el sitio del santo brasileño pregonaba. Sus milagros se fundamentan en oraciones encerradas en píldoras de papel de arroz, que son ingeridas por los creyentes. Según explica el sitio, la mujer en la carta cuenta que recibió la noticia de una enfermedad grave y se comunicó con una amiga en Brasil. Esta le recomendó tomar las píldoras del santo, pero como eran difíciles de conseguir, optó por entrar al portal. 

Este contiene oraciones prescritas y procesos para encender velas, y como dice el refrán que "a falta de píldoras buenas son las velas", la señora se hizo los mismos estudios unos días después de gastar en parafina, y el resultado era otro: ya no tenía nada. Estas "velas virtuales" son encendidas en la Web, que hasta el día de hoy registra más de 43 mil pequeñas llamas ardiendo en el ciberespacio. De esta forma, el primer santo brasileño canonizado por el Papa Benedicto XVI , también pasó a la historia por ser el primer santo en conceder un milagro a través de Internet.

No quedan dudas que más de uno ya empezó a congestionar la página...