Convido, la mutación del rock

A menos de un año de haberse reunido la banda sacó Mutar, un disco que suma nuevos rocanroles a la movida porteña. "Creemos en la canción, la que escuchamos ayer, la que escucharemos mañana".

"El sistema nos propone una cosa, elegimos otra. Con la cabeza en la tierra y los pies en el cielo (seguramente pataleando) les damos la bienvenida. No queremos sus almas, les ofrecemos las nuestras, ...y por ahí tu mirada nos convence de algo . En eso estamos; buscando hacer lo que nos hace bien; buscando transmitir algo, lo que tengan ganas de darnos, quien sabe en que lugar del espiral nos encontremos. Inquietos, latentes, alertas y constantes, insistimos. Creemos en la canción, la que escuchamos ayer, la que escucharemos mañana. Creemos en lo que hacemos. Le pese a quién le pese. Nos exigen mute, elegimos mutar. Las cosas por su nombre."

Así se presenta el proyecto Convido, banda que llega para estrenar sus rocanroles en las frías noches de Buenos Aires y que comenzó a gestarse casi un año atrás, en el mes de julio de 2006. Nicolás Ferreirós, ex bajista de Pier, se reunió con Ari Vázquez y Pablo "Poyo" San Martín y juntos comenzaron la búsqueda de bateristas y guitarristas. Llegaron a su formación actual con la incorporación de Mariela Acosta (baterista recomendada por Andrea Álvarez) y Tomás Brugués (guitarrista).

Mutar es el nombre de su primer producción discográfica independiente. Fue grabada y mezclada en Studios Rec con la asistencia de Sebastián Bustos. El disco contó con la participación especial de Felipe Barrozo (Intoxicados) en guitarras, percusión y piano (grabado en lo de Francisco Valverde) y con los coros del poeta suburbano Diego Lebedinsky.