Qué dato te pasé

Desde Madonna hasta las más indie, cada vez más bandas adoptan el modo secret gig para sus presentaciones en vivo. Moda snob y nuevas armas del márketing, que se vale de Internet y los sms para agregarle el valor de lo exclusivo que todos desean.


"No sabés, anoche los Yeah Yeah Yeahs tocaron en un bar de acá a la vuelta y los que fueron, de casualidad, van a poder verse en el próximo video de la banda que grabaron ahí mismo". Fuente: un post del blog de una de las afortunadas que estuvo ahí y el registro de su cámara digital confirma. Así se entera la mayoría: el día después y con una desazón cercana a la desesperanza. Esa sensación de pertenecer, precisamente, funciona como motor principal de los Secret Gigs o conciertos secretos que cada vez ocupan más espacio en la agenda de los artistas de gira.

Cuando Prince hizo su secret gig en Londres, cantó un cover de Amy Winehouse: repercusión asegurada. Los Franz Ferdinand planearon, para Glasgow y Nueva York un par de fechas secretas, aunque no trascendió el lugar exacto. Con Pete Doherty a la cabeza, los Babyshambles se hicieron adeptos a la práctica. Mientras que los Editors lo hacen a pedido de su sello, para atraer a los fans.

Ámbitos reducidos y poca gente, en Buenos Aires suelen darse en ocasión de los festivales internacionales: viene una banda con pasajes pagos por los sponsor pero tocan en algún reducto de la ciudad donde se entera el que puede. Charly García es el rey del recital sorpresa, por supuesto: se lo ve bajar de su habitación de Hotel Faena al bar, donde bastante seguido despunta el vicio. Los Turf reconocieron que de vez en cuando lo hacen, pero esta tradición de tocar para los que están cerca ahora se populariza -valga la contradicción- como estrategia de márketing.

Para la temporada de verano en Europa, la empresa Vodafone decidió sumar los conciertos secretos como campaña de promoción. Ya anunció que va a enviar aleatoriamente por sms las coordenadas y entradas gratis para recitales en secreto que sponsorea. "Artistas internacionales del calibre de Justin Timberlake y Christina Aguilera", promete. Ya pasaron The Zutons y Snow Patrol, pero de los próximos nadie sabe, porque el grupo de afortunados será informado sólo un día antes.

MySpace, la plataforma preferida de las bandas también organiza sus secret gigs, en el Reino Unido, Estados Unidos, Australia y Japón. En la primera del año pasado estuvieron Primal Scream, después The Magic Numbers y Faithless; mientras que este año fue turno de The Gossip con Cansei de Ser Sexy, justo antes de las fechas anunciadas que las dos bandas realizaron.

Para Caroline Sullivan, columnista en The Guardian, "Estos eventos boca a boca son parte esencial del arsenal snob de los que llenan estadios y se creen tan importantes como para tocar sólo en lugares pequeños si nadie sabe que estarán allí. Incluso usan nombres falsos". Así se refirió, en una sola oración, al recital que Madonna ofreció en Londres a fines de 2005; y a los que tanto R.E.M. -ya hace un tiempo- como Britney Spears -hace muy poco- quisieron pasar inadvertidos para la mayoría. Caprichos de súper estrella más fans ávidos de una noche exclusiva, combo explosivo.