"Hoy el tango es más contracultura que el rock"

Alejandro Guyot y Pablo Jivotovschii, dos representantes de las orquestas jóvenes más populares del momento polemizan sobre los lugares comunes del género: el boom turístico, el tango electrónico y las ¿rivalidades?. "Para renovar el tango hace falta jugarse un poco más", reflexionan.

Desmitiendo finalmente la pulseada, Alejandro Guyot -la voz de los tangos reos del quinteto 34 Puñaladas- y Pablo Jivotovschii -violinista de la Orquesta Típica Fernández Fierro (OTFF)- se abrazan al encontrarse. "Nos conocemos hace como diez años", coinciden, y comienzan a intercambiar anécdotas sobre los shows en vivo de un circuito que comparten hace casi tanto tiempo: el de la renovación del tango, hecho por jóvenes que atrae a su generación, tanto a los locales como al aluvión extranjero que visita cada vez más Buenos Aires.

Los chicos de OTFF, que podrían formar equipo para jugar en cancha de once, ya van por su cuarto disco. Con la personalidad desfachatada que los caracteriza, lo titularon Mucha Mierda, sí, como se dicen entre sí los artistas segundos antes de subir al escenario en manifestación de deseos de suerte, que salga todo bien. De hecho parecen tenerla, como confirma el violinista: "en unos días nos vamos de gira a Nueva York y a Islandia". Un festival en la mismísima tierra de Bjork invitó a estos argentinos que editan sus discos en forma independiente en una cooperativa a llevar sus interpretaciones de Discépolo y Piazzolla, entre otros. Pero no es la primera vez que viajan ni mucho menos: han recorrido Europa y Latinoamérica en varias oportunidades, y con mucho éxito. También alguna vez, acá mismo en San Telmo, quisieron tocar en la calle, hubo reacciones y vueltas hasta que el público salió a defenderlos.

Después de tres discos de tangos marginales clásicos en versión contemporánea (el último, Argot, con fragmentos de un concierto en vivo en el Festival Le Suds á Arles en Francia) la agrupación 34 Puñaladas prepara su cuarto disco, con protagonismo de la voz de Guyot y guitarras, pero esta vez con composiciones propias. Todo un desafío para la banda que compartió escenario con artistas tan prestigiosos y discímiles como Hermeto Pascoal, Diego "El Cigala", María Bethania, Rufus Wainwright y Amadou et Marian.