"Hasta ahora nadie se quejó"

A punto salir a escena en lo que será su primer vivo con la banda, la cantante cuenta de todo. Asegura desconocer qué paso con Beto Colombo (ex voz y productor) y que no tiene un referente musical. Descubran la variación del variete. Hoy a las 21 en la Trastienda.
Tal vez el cambio más radical en una banda sea el de la voz, ni hablar si encima se cambia de sexo, pero esto no parece ser problema para Eli ni todo Maison Varieté: hoy esperan reventar San Telmo. Simpática, de voz muy agradable y relajada, dispara para dejar sin preguntas de entrada: "No conocí a Beto Colombo, no lo vi en mi vida y a ellos -por su banda- los conocí cuando empecé a cantar. Ni idea... pero algo pasó, obvio". Esta es la primera presentación con ella como cantante y es conciente de que las miradas estarán puestas en su persona. ¿Con 5 tipos al lado es obvio no?

¿Cómo terminaste en Maison Varieté?
La realidad fue que hace 4 meses que empezamos a trabajar, en el verano. Empezaron a hacer la convocatoria y yo lo conozco al representante desde chica, es muy amigo. Pudimos hacer cosas juntos y hay una onda bárbara, el grupo humano es fantástico y salen cosas buenas.

¿Habías escuchado algo de ellos?
Jamás. Pero sí conozco mucha gente que sí conoce a la banda, mucha.

¿Qué cambios vamos a notar?
La banda es totalmente distinta a lo que era antes, la formación por ejemplo. Siguen los músicos pero se suma la percusión, los teclados. Es una persona más, porque antes estaba el cantante y no había teclados fijos. Ahora vengo a cumplir yo ese rol y pasa a formar parte del grupo Ezequiel Sandes, el tecladista que antes no estaba fijo.

¿Y los cambios musicales?
La onda es totalmente distinta, porque es rock & roll pero no tanto. Es un variete de más cosas. Tenemos un montón de baladas muy buenas y en junio-julio se empieza a grabar el material nuevo. Todo es distinto desde el vamos: antes el cantante era hombre y ahora mujer, para una banda eso es un cambio muy abismal.

¿Tenés algún referente musical?
La verdad que no. Me gusta un poco de todo y tomo un poco de cada cosa.

¿Qué esperás para la presentación?
Este es mi primer vivo groso, hicimos otros pero esta es como la presentación. La verdad es que espero que les guste fundamentalmente porque es lo que me gusta hacer a mí, lo que más disfruto y esas cosas cuando uno lo hace con mucho amor se nota.

Sabés que las miradas van a estar puestas en vos...
Sí, tal cual. Hay mucho en cuanto a las expectativas. Primero que soy la única mujer entre cinco hombres, ya te sentis demasiada mirada por esto. Segundo que antes había un cantante masculino y ahora femenino, así que es un cambio muy abrupto que yo creo que: o te gusta demasiado o no te gusta.

¿Y cómo crees que cayó el cambio?
A la gente que seguía la banda le gustó mucho. Es una onda muy distinta, de estilos totalmente distintos. Creo que estética y musicalmente cambió de una punta a la otra. La gente lo nota y por el momento es muy favorable: a todo el mundo le gustó y no hay quejas, más allá de que igualmente no sean hacia mí. Los comentarios son excelentes y por más que el cambio sea groso, la gente no lo sintió tanto y la sensación fue buenísima.