A la pesca

Dos hermanos, un primo y un amigo forman "Anzuelos", una banda que fusiona rock, reggae y hasta algún sonido mariachi. "Nos gusta que ningún tema se parezca al otro. El estilo lo vas logrando con los años", dicen a modo de máxima.

El kit de pesca incluye, además de cursos de paciencia, caña y, sobre todo, distintos tipos de anzuelos: están los de tipo mosca, los argollados, los argollados con ojal con filo, los señuelos, etc. En el caso de "Anzuelos", el modelo elegido en Pasiones en duelo -su primer disco-, para pescar la atención del público, fue una combinación de rock, reggae y hasta una dosis de estilo mariachi. Y en ese difícil río revuelto de potenciales fanáticos, Ignacio Repetto (voz y bajo), Santiago Repetto (guitarra y voz), Matías Repetto (batería) y José Bitar (saxo) eligieron también un cuidado arte de tapa. Entonces, ¿habrá ganancia de pescadores? Responde Ignacio.

¿Cuándo nace Anzuelos?
La banda tuvo varias formaciones. Algunos venimos tocando juntos desde el 99, pero con esta formación hicimos la primera presentación en el 2004, en el viejo Roxy. Matías es mi hermano, Santiago mi primo y el otro integrante, José, es un amigo de la vida.

Lo positivo y lo negativo de tocar en una "empresa familiar".
Lo positivo es que te conocés mucho y sabés lo que le jode al otro, hasta dónde podés llegar, que tenés miles de anécdotas y que vas viendo la evolución de cada uno en la banda. Cuanto más conocés a la personas, mejor música hacés. Y lo negativo puede llegar a ser, justamente, el hecho de la "empresa familiar" porque tenés una responsabilidad mayor tocando con un hermano o primo que si la banda tuviera otra formación.

En "Pasiones en duelo" hay rock, hay una casi de mariachis con "Rubí", hay algo de reggae en "Que creo". ¿Ustedes dónde ubican los sonidos de la banda?
Los sonidos son muy diversos. Lo que nos gusta a nosotros es que ningún tema se parezca al otro. Es lo que hace que la banda no se aburra. Nunca dijimos mirá esto no va, vamos por este lado. Eso queremos que se de manera natural y no como una barrera que nosotros pongamos a los temas. La música y los discos te van llevando a que, con los años, tengas tu estilo. Es positivo, y a la gente le gusta, que puedas reunir varios estilos en un disco.

"Ecos de un pueblo" habla de remar, de seguir, de no claudicar. ¿Es casi como una bandera para el comienzo de toda carrera, para no caer frente a los primeros reveses?
Sí, tiene que ver. Hay veces que te comés muchos bajones, pero a lo largo del tiempo te van llegando las cosas. A algunos más rápido que otros, pero llega.

El arte de tapa del disco, más el librito, es muy bueno. Se lo nota trabajado. ¿Fue una decisión de ustedes darle importancia a la estética desde ese lado?
Mi hermano es diseñador y tuvo mucho que ver en el arte del disco. Tiene un profesor –Jorge Noriega- que es artista y nos dio una mano en cuanto a darle esa faceta un poco distintiva para una banda que recién empieza. Sabemos que hay mucha competencia y quisimos darle ese toque para poder llegar mejor. Le dimos las letras y él hizo los dibujos.

¿Qué es lo que viene?
Vamos a grabar un single de tres temas nuevos. Para no demorarnos tanto en otro disco y poder difundir mejor los temas. Y la idea es seguir tocando todo lo que podamos. Es muy posible que nos vayamos a Uruguay. No se me ocurren bandas que hayan empezado allá, que hayan echo el camino inverso. Pero hay que hacerlo.