"Va a ser un show largo"

Emiliano Brancciari, líder de la banda uruguaya, habló con Ciudad.com antes del arribo a Obras por primera vez, este viernes (entradas agotadas) y domingo. Asegura que el duelo por la ida del bajista y el baterista, que casi hiere de muerte al grupo, ya está hecho y la fuerza sigue intacta; cuenta cómo fue el ensamble con los nuevos chicos y qué aportaron; hace un balance del último disco a cuatro meses de haber salido; y, claro, anticipa cómo serán los shows en el estadio que ellos consideran "el" lugar.
-¿Qué significa para la banda llegar a Obras y por duplicado?
Es una alegría enorme. Para nosotros es "el" lugar. Ahí tocaron todos los que nos gustan a nosotros. Es un lugar mítico como lo es el Teatro Belgrano, en Montevideo. Ya era un sueño tocar en un festival ahí y, bueno, ahora se da que vamos a tocar solos. Se terminaron las entradas para una fecha en un día y hubo que agregar otra.

-El año pasado, en el Pepsi Music, tuvieron un aperitivo de la convocatoria del grupo.
Ya en ese momento sabíamos que mucha gente nos iba a ir a ver a nosotros. Quizás fue una sorpresa para la organización y para quien lo veía de afuera. Nosotros ya sabíamos, por las presentaciones anteriores en el Teatro de Flores, que mucha gente nos iba a ir a ver.

-¿Cómo sienten el hecho de llegar a este momento cuando la banda viene saliendo de una reconstrucción importante? ¿La hace distinta esta experiencia?
Sí, lo hace distinto porque somos una banda nueva. Somos una banda vieja, nueva. Si bien el repertorio y la fuerza del grupo siguen estando igual, intactos, hemos recuperado una energía que con el correr de los años habíamos perdido. La banda se había achanchado al tocar en vivo todo el tiempo. Ahora empezamos a tomar la música desde otro lado, a prestar atención a muchos detalles que al principio también hacíamos, pero luego dejamos de hacerlo porque vivíamos para tocar en vivo. Estamos ensayando mucho, hablando mucho. La energía que aportaron los nuevos músicos está buenísima también. Tienen cosas para enseñarnos y cosas para aprender y ese intercambio hace que las ganas sean otras.

-¿Cómo fue el proceso de ensamble con los nuevos chicos?
La verdad que fue rapidísimo. Yo le tenía más desconfianza, pero se adaptaron muy rápido a nosotros y viceversa. Ya pasamos esa etapa de "apréndanse las canciones" y ya estamos intercambiando, que es lo más destaco. Cuando nosotros decidimos seguir tocando pese a que no seguían ni el bajista (Mateo Moreno) ni el baterista (Pablo Abdala), que en toda banda son fundamentales, la verdad que ahí dudamos un segundo. Pensamos si iba a ser complicado o simple y la verdad que, por la personalidad de los músicos que entraron y por la nuestra, se dio todo muy fácil y natural.

-¿Entonces el duelo ya está hecho para la banda?
Tal cual. Aparte creo que, el duelo, la gente no lo vivió a la par porque nosotros ya lo sabíamos de antes. Tuvimos un tiempo de adaptarnos a la idea mientras seguíamos tocando con nuestros ex compañeros. Eso ayudó mucho a que nos hiciéramos la idea y después la pudiéramos comunicar.

-Mateo tenía una presencia importante en los recitales. Era una especie de segundo líder. Que ya no esté, ¿modifica en algo la estructura de los shows de NTVG?
Y... cambió porque hay otra persona (Guzmán Silveira), con otras características. A pesar de que es muy joven -22 años- tiene una personalidad y una imagen muy fuerte.

-A cuatro meses de la salida de "Todo es tan inflamable", ¿cuál es la evaluación que hacen del disco? ¿Coinciden en que es un álbum muy diferente a los otros?
Creo que es el disco más diferente, pero el que más me gusta. Pasa el tiempo y cada vez me gusta más. Quizás no tenga esa velocidad para asimilarlo como tiene el segundo disco que tiene unas canciones más fáciles de digerir. Este es más pesado en cuanto a letras, musicalmente también. Es un disco distinto, pero el que viene también va a serlo. Tratamos de seguir lo que nos parece correcto en el momento y de no repetir fórmulas. Las composiciones son diferentes, los estados de ánimo son diferentes. Las composiciones son diferentes, los estados de ánimo son diferentes. Ya tenemos 10 temas nuevos para el próximo disco –mitad de 2008- y no tienen nada que ver con esto. Pero todavía no hemos disfrutado en vivo este material.

-¿Qué tienen preparado para los shows en Obras? ¿Qué sorpresas se pueden adelantar?
Que va a ser un show largo. Vamos a tocar el último disco completo y canciones de los anteriores. Van a haber invitados que vienen de allá más algún invitado de acá también.

-Si tuvieras que elegir un título para el momento que atraviesan, ¿cuál sería?
Renacimiento.