Los otros informales

¿Quiénes son y cómo trabajan los técnicos, productores y asistentes de Mañanas Informales? Viaje al mundo secreto del equipo más escondido, buena onda y escandaloso de la televisión argentina.

Estábamos convencidos de que esa "inmejorable buena onda" que nos transmitía todos los días la gente de Mañanas Informales era sólo una excelente estrategia para captar amas de casa aburridas. "Nadie sano puede estar de buen humor a las 10 de la mañana", decíamos, desconfiados. Entonces, un buen día, partimos para Canal 13. Salimos de la cama con mala cara, e incluso hasta sin despertarnos completamente, nos fuimos a pasar una mañana entera con el equipo de trabajo de Mañanas Informales, el ciclo que desde hace tres años monopoliza las mañanas de la tele...

Entramos al canal y todo cambió cuando lo vimos. Cuando vimos el estudio en donde se hace el programa de Guinzburg, un lugar lleno de personas macanudas que parecen de fiesta eterna. Es que todos ahí hacen chistes: los que están al aire, los que están en el control, los que producen, los de las cámaras. En el medio de tanta "joda", anotamos: como come Ernestina Pais, como Guinzburg no prueba el arroz, como nadie levanta demasiado la voz en los cortes, como a Jorge "no le gusta decir que los reidores son reidores" y como también está lleno de productores que te saludan con demasiada confianza...

Tres horas después, terminamos creyendo que la buena onda detrás de la pantalla también puede ser genuina. "Nadie sano puede estar de buen humor a las 10 de la mañana", decíamos. Y lo volvemos a decir. No están muy sanos...