Aire fresco en el off

Ex alumna de Ricardo Bartís y de Alejandro Catalán, trabaja con directores teatrales de renombre y se prepara para el debut en cine. Es joven, linda y talentosa, pero el mundo la empezó a valorar hace poco: hasta el año pasado, la chica repartía su tiempo entre ensayos y el trabajo en una estación de servicio.

Acepta gustosa la entrevista y propone el Camarín de las Musas como lugar de encuentro. Su elección es previsible: Pilar Gamboa es una chica de teatro, criada entre ficciones gestadas en pequeñas salas del Abasto y promovida, desde hace un tiempo, a las grandes ligas de la escena local. Es que a las actuaciones en Acassuso, de Rafael Spregelburd, los viernes y sábados y en Algo de ruido hace, de Romina Paula, los miércoles, se suman los ensayos con Andrea Garrote (el jueves repone Nadar perrito, de Reto Finger) y con Luciano Cáceres. ¿Algo más? Se acerca la pantalla grande: Neblina, la obra que escribió y actuó hasta el año pasado, será llevada al cine por el joven Mariano Llinás. A sus 27 años, Pilar atraviesa un buen momento. Se nota, si hasta se animó a dejar su trabajo estable y apuesta a vivir de la actuación. Joven, linda y talentosa, la chica es, podría asegurarse, la nueva promesa de las tablas. ¿No la tenías? ¡Conocela!

Acassuso
"En las obras de Spregelburd el teatro se vuelve una cancha, un verdadero gallinero: la gente aplaude en la mitad de una escena, se ríe a carcajadas, hace comentarios. Al principio yo no entendía nada: la primera función hasta me dio un poco de miedo. Encima el teatro Margarita Xirgu es delirante de grande, y a veces no sabés cómo hacer para que tanto espacio no te coma. Acassuso es locura, despliegue para afuera sin parar: no podés bajar un minuto, porque si bajás, se cae todo."

Algo de ruido hace
"Me empecé a juntar con los chicos (Esteban Bigliardi y Esteban Sánchez Lamothe) a improvisar, a jugar un poco para ver si salía una obra. Como venía de hacer Neblina (una obra en la que trabajamos durante dos años sin director y fue un verdadero delirio hasta que llegó Héctor Díaz), esta vez tenía ganas de encarar otro proceso, de trabajar desde el vamos con un texto. Así que a los cinco ensayos llamamos a Romina. Y ella trajo esta obra, nosotros la leímos y en seguida fue un: está buenísima, hagámosla . Creo que todo es muy cinematográfico, trabajamos mucho con esa idea. Fassbinder fue un disparador muy importante para nosotros."

Piel de lava: un grupo de amigas, actrices, dramaturgas, directoras...

"La primera obra que hicimos juntas se llamó Colores Verdaderos. Era la historia de dos oficinistas que trabajaban una al lado de la otra o, también podría decirse, la historia de dos chicas que no se eligen, pero pasan juntas todo el día. Como ganamos un concurso y nos estaba yendo bien, decidimos ser grupo y empezamos a gestar Neblina, que surgió en una charla sobre lo pop y lo revolucionario . Con las Piel de Lava, tengo la sensación, vivimos en un constante proceso de investigación."

Trabajar, trabajar, trabajar
"Hasta octubre del año pasado trabajé en un Serviclub de YPF. Yo atendía a la gente y le daba los regalos. Pero hace poco dije: Basta, no quiero trabajar más . Ahorré una plata y renuncié, para ver qué onda. Ya estaba quemada: ¡a veces tenía que escaparme para ir a los ensayos! Igual, esto puede ser transitorio. No me asusta tener que volver a trabajar."

Lo que pasó: Remitente Lorena
"La obra surgió en una época en la que la directora de la obra, Lucía Perl, se mudaba muchísimo. Y claro, vivía border. A mí en seguida me gustó la idea: contar la historia de una chica común que canta, camina, llora y se explota los granitos mientras guarda sus cosas para irse de su casa, me pareció genial. Con el correr de los ensayos nos dimos cuenta de que no hacía falta ni texto. Es una obra súper intimista. Y femenina: las mujeres se iban de la sala destrozadas".

Fama
"Nunca me puse a pensar en la fama. No es una pose, me pasa de verdad. De hecho, no hago castings de tele ni me interesa tener representante. Por ahí en algún momento lo haga, pero estoy en una etapa en la que estoy aprendiendo tanto que... No es falsa humildad, ¡me pasa en serio!"