¡Pikachu en die! - Ciudad Magazine Pasar al contenido principal

¡Pikachu en die!

Como muchos otros dibujos japoneses Pokemón se volvió un fenómeno de culto que transformó las leyes de lo coleccionable en los teenagers. A punto de cumplir 10 años, la historia oficial de los fans que crecieron adorando a su ídolo Pikachu.


/>



El video es uno de los más vistos en Youtube y fue realizado íntegramente por fanáticos de Pokemón. ¿Quiénes son estos pequeños monstruos de bolsillo?, ¿Por qué el fenómeno traspasó todas las barreras? Estas preguntas tal vez no sean fáciles de responder, como tampoco el porqué tanta gente visitó este video. Lo cierto es que el huracán japonés se transformó en uno de los fenómenos comerciales más impresionantes de la última década. La industria del manga y el animé no era nueva cuando Pokemón entró en el mercado, pero el dibujo creado por Satochi Taijiri lo superó todo.

Apenas surgió en 1996 (primero como videojuego, luego como comic y serie animada) se transformó en el videojuego más vendido y el show infantil más visto. Pokemón se desprende de dos palabras: pocket (bolsillo) y monsters (monstruos), es decir que estos pequeños animalitos no son ni más ni menos que pequeños monstruitos de bolsillo. Así, en sus aventuras de colección de pokemones, el fenómeno nunca fue solamente un videojuego, sino un conglomerado publicitario que abarca series de televisión, cine, juegos de cartas, ropa, aviones "pokemonizados" y muchas otras maneras de consumir, generando millones de dólares todos los años. (escuchar audio 1)

El icono de la serie es la mascota rebelde del protagonista Ash, Pikachu: estandarte de toda una generación. "Es la mascota virtual que todos queremos tener", le cuenta a Ciudad.com Carla (escuchar audio 2), fanática desde los 12 años. Pero en 10 años no todas fueron buenas para coloridos animalitos. En 1997 el fenómeno tuvo que enfrentar una dura acusación: hacían mal. Resulta que en durante la transmisión de un capítulo en Japón hubo una escena luminosa que mostraba una explosión, seguida de cinco segundos de luces rojas e intermitentes que salían de los ojos de Pikachu, lo que causó casos de nauseas y síntomas parecidos a la epilepsia en las personas que lo vieron (los Simpsons parodian este hecho cuando viajan a Japón). 610 personas fueron internadas en hospitales, quedando 208 hospitalizadas por tiempo determinado.

Lo cierto es que más allá de los problemas, las historias y los pokemones en aumento -la cantidad para coleccionar es impresionante-, el dibujo está más vivo que nunca, como los buenos clásicos de animación japonesa. Esos que dejan una huella imborrable en la niñez y para toda la vida.

TE PUEDE INTERESAR