¡Cuestionario Sexy de Ciudad.com! Iliana Calabró: "Me puse a leer 50 sombras de Grey y... ¡me quedé dormida!"

Con el corazón sin dueño, la divertida actriz reveló cuáles son sus gustos a la hora del amor: fetiches, trucos y fantasías. ¡Una bomba suelta!

Iliana Calabró se define como guerrera y muy activa a la hora del sexo. (Foto: Ciudad.com)
Iliana Calabró se define como guerrera y muy activa a la hora del sexo. (Foto: Ciudad.com)

A los 48 años, Iliana Calabró es dueña de uno de los cuerpos más sexies de Argentina. Mezcla rara de "ama de casa desesperada" con "diosa italiana", la actriz que integra Family junto a Aníbal Pachano en el teatro, se animó a revelar algunos de sus secretos de alcoba.

"Me puse a leer 50 sombras de Grey y me quedé dormida . Recomendaría uno que se llama La mujer sensual de J. Sweeny, y después he leído muchos de sexo tántrico". 

Separada de Fabián Rossi, madre de dos hijos, y absolutamente libre para iniciar una historia nueva, Iliana se atrevió al Cuestionario Sexy de Ciudad.com

1) ¿Cómo fue tu primer beso?

-Fue para romper el hechizo. Mis amigas me habían dicho que si a los 16 años no dabas tu primer beso te quedabas sola para toda la vida. Yo estaba al límite con la edad, en el club Los Troncos de Mar del Plata ¡y apareció el candidato! Al día siguiente lo volví a ver en la cancha de vóley de Playa Grande y quise hacerme de arena para desaparecer. Se ve que mucho no me gustó.

2) ¿Cómo fue la primera vez qué se te declararon o que le dijiste a un chico que te gustaba?

-Fue cuando me invitó a salir el que después fue mi marido (Rossi). Yo lo tuve que apurar porque él no definía, así que tuve que tomar la iniciativa. Habíamos salido con amigos, con otra pareja y en la tercera vez que salimos tomé yo la iniciativa porque ya era prudente... (ríe)

3) ¿Disfrutaste de tu primer encuentro sexual?

-Los nervios no me permitieron disfrutar mucho. Me decían "te van a desvirgar, te van a desvirgar". Y cuando pasó me dije "¿esto era eso tan terrible?". Fue a los veintiuno y fue como romper un tabú. Ahora me gustan las cosas no premeditadas, lo que surja en ese día, los lugares poco transitados. Me gusta la naturaleza, en la noche, en la playa, esa comunión con la naturaleza está buena. Soy más del aquí y ahora, del resolver en el momento en caliente .

"Perdonaría una 'cañita al aire', si vuelve a mí... A veces todo pasa por una cosa que tiene el varón de 'no recular'".

4) ¿Qué pensás de la masturbación?

-¡Bienvenida sea! La autosatisfacción es ideal para periodos de abstinencia. Igualmente es un mal necesario, un premio consuelo. Me parece que es interesante; si estás en pareja y a la distancia es una forma de estar cerca.

5) ¿Qué te deserotiza en la cama y qué te enciende?

-¡El celular! No hay nada peor que te corten un estado porque suena el celular. Es horrible que él esté más atento al celular que a la comunión íntima. Pero nosotras las mujeres sabemos tomar represalias (ríe). Me ponen de buen humor todas las actitudes que tengan que ver con algo más espiritual que físico.

6) ¿Te ofrecieron dinero a cambio de sexo?

-Sí, no directamente pero me lo hicieron saber. Cosas como "sería capaz de regalarte una camioneta", pero yo gracias a mi trabajo la puedo tener... Fue en mi época de vedette y vino de parte de un futbolista muy conocido, pero como yo estaba bien casada, nada que ver.

7) ¿Fuiste alguna vez infiel? ¿Perdonaste o perdonarías alguna infidelidad?

-No me da ser infiel, cuando uno se fija en otra persona es porque ya la relación no fluye. Estuve muchos años en pareja y cuando ya no nos hacíamos felices, la cortamos. Y en cuanto a perdonar una infidelidad no sé, porque nunca me constó y si lo hubiera descubierto creo que si seguía conmigo era una cañita al aire y sólo eso. A veces todo pasa por una cosa que tiene el varón de "no recular". Si me hubiera constado el engaño, si volvía a mi era señal de que no le pertenecía a la otra. Eso es una cañita al aire, no una infidelidad.

"Aprendí a descubrir algunas zonas para que el hombre se excite más o tenga una sostenida erección. En lo erótico soy gauchita y activa. Hay que trabajar, usar todas las herramientas que se tienen". 

8) ¿Consumís pornografía o literatura erótica?

-Me puse a leer 50 sombras de Grey y me quedé dormida (ríe). Recomendaría uno que se llama La mujer sensual de J. Sweeny, que es muy interesante, y después he leído muchos de sexo tántrico, que es un práctica distinta. Aprendí a descubrir algunas zonas para que el hombre se excite más o tenga una sostenida erección. En lo erótico soy gauchita y activa. Hay que trabajar, usar todas las herramientas que se tienen. Lo estético es muy importante para seducir al otro. A veces estaba toda desgreñada con una camiseta y mi ex me decía que estaba divina. "¿Me estás jodiendo? Con esta camiseta pedorra de algodón?", le respondía. Y al otro capaz que esa camiseta lo ratonea. Para un encuentro me gustan unas botas espectaculares, altísimas, son super sexys. Yo soy guerrera en todo sentido.

9) ¿Quién era tu amor imposible de adolescencia y cuál es el que te ratonea ahora? 

"La autosatisfacción es ideal para los periodos de abstinencia".

-John Travolta. Ahora me dicen que es comilón, pero ¡cómo movía esa pelvis en Fiebre de sábado por la noche! También Richard Gere en Reto al destino y el que era mi novio, que después fue mi marido, estaba en la Escuela Naval y me encantaba encontrármelo con el uniforme. Ahora los hombres no me llaman la atención por lo físico, otras son las cosas que valoro. El que me decepcionó Ricardo Arjona, estábamos en el casino flotante, yo había terminado un show y quisimos saludarlo con Gabriela Pochinki. Para no sacarse una foto con nosotras dio una vuelta atómica por el barco. Me gustaban sus canciones y fue tan decepcionante encontrarme a una persona distante, fría, que no escuchó el pedido del otro. No lo escuché nunca más.

10) ¿Cómo te fue tu último encuentro sexual? 

-¡No te voy a decir ni cómo, ni cuándo fue! (ríe). La pasé bien, siempre que me entrego en una relación lo he pasado bien. Sino, no me sacás, para las relaciones no soy medias tintas. Y si empieza mal puedo hacer todo lo posible para que termine bien.